Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / Caída del cabello después del trasplante capilar

Caída del cabello después del trasplante capilar

¿Por qué se cae el cabello trasplantado después de 10 días?

Pérdida del cabello no trasplantado

El pelo necesariamente pasa por ciclos de crecimiento y caída durante las fases anágena, catágena y telógena. Estos ciclos, a diferencia de los procesos en otros mamíferos, en el hombre son completamente aleatorios, y un número diverso de folículos puede pasar por cualquiera de estas etapas en momentos diferentes.

  • La fase anágena es conocida también como la fase activa del cabello, y dura unos 2-6 años. Durante esta fase, el cabello crece aproximadamente 1cm cada 28 días.
  • La fase catágena se conoce como la “fase transicional” y dura unas 2-3 semanas. En cualquier momento, un 3% del cabello puede estar en esta fase.
  • La fase telógena, conocida también como “de reposo”, es donde la mayor parte de la pérdida ocurre. Un 6-8% del cabello puede estar pasando por esta fase que puede durar unos 100 días. En este tiempo, entre 50 y 100 cabellos se pueden perder.

Pérdida del cabello trasplantado y del cabello existente después de la operación

Los pacientes informan frecuentemente de la pérdida de cabello después de pasar por un procedimiento de trasplante capilar. Es importante tener en cuenta que la caída del cabello después de estos procesos es algo normal, esta es la respuesta del organismo ante el trauma por el que pasa durante el proceso.
Una operación de trasplante capilar implica el traspaso, uno a uno, de los folículos genéticamente más resistentes desde la zona donadora (situada en la parte posterior de la cabeza) a las áreas donde el cabello se está cayendo. Los folículos son insertados individualmente en los microcanales que han sido abiertos previamente también uno a uno.

Independientemente de si la técnica usada es FUT o FUE, el proceso puede ser algo traumático para el cuero cabelludo y el pelo existente alrededor del injerto, como resultado de esto, tanto el cabello implantado como el existente pueden caer temporalmente. Esta condición se denomina “effluvium” o “efluvio”, aunque algunas veces aparece como “shock loss”.

La pérdida de cabello tras el trasplante de pelo se nota entre las semanas 1-5 después del procedimiento. Algunos pacientes se alarman por la pérdida continua de pelo, no obstante, pocos meses después de la operación pueden comprobar que el cabello nuevo vuelve a crecer. En este caso, es importante recordar que la pérdida o “shock loss” es normal después de pasar por el proceso de restauración capilar, y no es indicativa de ningún daño permanente en el cabello, puesto que, aunque es inevitable, es temporal. El cabello nuevo necesitará algún tiempo para madurar y crecerá a ritmos diferentes.