Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / ¿La diabetes puede causar la pérdida de pelo y por qué?

¿La diabetes puede causar la pérdida de pelo y por qué?

La diabetes, que es una enfermedad crónica, puede influir de diferentes maneras en la vida de una persona. Lidiar con esta enfermedad y sus efectos se convierte con el tiempo en una rutina diaria, no obstante, si esta comienza a afectar la apariencia física de la persona, hay que tener en cuenta otras consideraciones.

¿Sabía que la calvicie o la caída del cabello puede ser síntoma de padecer diabetes? Perder una pequeña cantidad de cabello diariamente es muy normal, pero cuando esta cantidad aumenta notablemente comenzamos a llamarlo "pérdida de cabello". En muchos pacientes la pérdida de pelo se desarrolla antes de ser diagnosticados de diabetes. En la mayoría de los casos, si la pérdida de pelo se acompaña de otros síntomas como ida al baño frecuente, sequedad en la boca y sensación de sed, bajos niveles de energía y problemas de visión, la causa puede ser unos niveles altos de azúcar en la sangre. Pero, ¿cuáles son los motivos que vinculan la diabetes y la pérdida de cabello? Lo iremos explicando en los siguientes párrafos.

Mala circulación sanguínea:

La diabetes puede causar la caída del pelo como resultado de unos niveles altos de glucosa en el sistema circulatorio. Los pacientes con diabetes tienen niveles más altos de azúcar en la sangre de lo normal. Las moléculas de azúcar o glucosa pueden reaccionar con los glóbulos rojos produciendo hemoglobina glucosilada. La hemoglobina es una proteína importante en los glóbulos rojos, pero la nueva molécula resultante da a los glóbulos rojos una forma anormal. En consecuencia, los nuevos glóbulos rojos no son lo suficientemente flexibles como para pasar a través de los pequeños vasos sanguíneos (capilares) y terminan bloqueándolos. Si este problema circulatorio ocurre en los bulbos capilares, estos mueren y causan la pérdida de cabello.

Cambios y desequilibrios hormonales:

Otro motivo de pérdida de cabello en pacientes con diabetes es el desequilibrio en el sistema endocrino. Las glándulas endocrinas producen varias hormonas que controlan los tejidos del cuerpo. Por ejemplo, el sistema endocrino libera andrógenos que controlan el crecimiento de los bulbos capilares. El desequilibrio diabético (debido a los niveles altos de azúcar en la sangre) desregula el sistema endocrino, en consecuencia, las anormalidades androgénicas provocan que los bulbos permanezcan en fase de reposo.

Como resultado, la pérdida de pelo empeorará con el tiempo. Afortunadamente, si se llega a controlar la diabetes (con dieta y medicamentos) estas hormonas regreserán a la normalidad y el pelo volverá a crecer.

Autoinmunidad:

La diabetes puede tener un efecto indirecto en la caída de pelo debido también a los trastornos de auto inmunidad, que ocurren cuando el sistema inmunológico responde contra los tejidos sanos y los trata como un antígeno. En caso de que exista diabetes, los anticuerpos reaccionan contra las células B del páncreas (productores de insulina) y disminuyen la producción de insulina. La alopecia areata es otro trastorno autoinmune en el que las células del sistema inmunológico atacan los bulbos del cabello y causan pérdidas de pelo y calvicie. Las personas con trastornos autoinmunológicos (como la diabetes) tienen mayores probabilidades de tener otros problemas de inmunidad. Como resultado, es más probable que los pacientes con antecedentes de diabetes lleguen a padecer de alopecia areata.

Si fuera diabético, ¿cómo puedo evitar la caída del pelo?

  • Según los médicos en Clinicana Trasplante Capilar, la mejor solución para prevenir la pérdida de pelo es tratando la diabetes de una forma positiva y evitando el estrés.
  • Su cabello podrá estar más sano si se compromete a realizar dietas saludables, especiales para diabéticos, y practicar deporte regularmente para ayudar a reducir los niveles de glucosa en la sangre.
  • Por otra parte, aprender a vivir con la diabetes es la mejor solución. Podrá llevar una vida normal, sana y evitar los efectos secundarios de la diabetes, siempre y cuando siga una dieta y un estilo de vida saludables.