Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / TÉCNICA DE CONSERVACIÓN EN FRÍO

TÉCNICA DE CONSERVACIÓN EN FRÍO

Hay varios métodos de transplante capilar y tratamientos previos a la implantación de los folículos. Uno de ellos es llamado el metodo de “Injertos en frío o conservación al frío”. Aunque este procedimiento difiere de otros solamente en la forma en la que los folículos son tratados antes de hacer el transplante, esta pequeña diferencia es muy importante si queremos obtener buenos resultados en poco tiempo.

¿Qué es la “Técnica de conservación en frío”?

Primero los folículos son extraídos por medio de la técnica FUE, después estos son colocados en una solución preparada y son conservados a una temperatura específica, bastante fría.

La técnica de conservación al frío se realiza una vez los folículos han sido extraídos de la zona donante por medio de la técnica FUE. Estos folículos son almacenados en una solución que aumenta su vitalidad y luego se conservan en refrigeradores, donde se someten al proceso de enfriamiento. Esta técnica es muy eficaz para incrementar la calidad de los bulbos y los tejidos que los rodean, extendiendo así su periodo vital fuera del cuerpo.

¿Cómo se usa la solución líquida para injertos en frío?

Esta solución es usada en muchos procedimientos médicos relacionados con tejidos y trasplante de órganos, ya que su función es mantener la vitalidad del folículo mientras está fuera del cuerpo y protegerlo de posibles daños.

Además, la finalidad de esta solución será proteger los bulbos de impurezas destructivas que pueden atacar a las células y conservarlos en temperaturas más bajas. Esta solución contiene dos tipos de antioxidantes fuertes y vitaminas que la hacen ideal para almacenar los bulbos con toda su vitalidad y ayudar a su conservación.

La técnica de conservación en frio es muy especial pero efectiva

La técnica de conservación en frío constituye un factor muy importante para el éxito del transplante de pelo. Esta conserva los bulbos vivos para que puedan crecer sanos después del transplante, esta es su propiedad más importante.

Cada cirugía tiene sus propias características, duración y condiciones; en ocasiones, si las temperaturas son altas, pueden llegar a afectar a los bulbos, por tanto, si la cirugía dura más que la vida útil de los folículos (entre 4 -6 horas en condiciones normales), es posible que se produzcan fallos.

Con ayuda de la técnica de conservación en frío, la estructura de la raíz del pelo trasplantado se refuerza y por consiguiente se amplía su vida útil. Los folículos extraídos son almacenados en una solución enriquecida con agentes potenciadores del crecimiento y biotina, esto permite potenciar la vitalidad de los bulbos y fomentar su crecimiento.

Tanto las bajas temperaturas como el alcohol son resistentes a los radicales libres que dañan los bulbos, es por ello que constituirán una protección ideal. Las temperaturas bajas son muy importantes en esta técnica, es por eso que la llamamos técnica de conservación al frío.

Transplante con la técnica de conservación al frío

Finalmente, los bulbos del pelo son injertados en la zona receptora, donde se adaptan a la temperatura del cuerpo y se preparan para crecer. Las temperaturas bajas tienen un efecto antiinflamatorio y un impacto positivo en la recuperación y el crecimiento del bulbo del pelo.

¿Cuáles son las características principales de la técnica de conservación al frio?

  • Una de las ventajas más importantes en esta técnica es que aumenta la comodidad del paciente durante la cirugía, ya que el médico no tendrá prisa para terminar y no habrá tanta presión.
  • En caso de usar la técnica de conservación en frío, el transplante capilar dará mejores resultados y el equipo médico trabajará con más comodidad.
  • Además, el porcentaje del éxito aumentará debido a la seguridad de los bulbos y la conservación de su vitalidad mientras están fuera del cuerpo. Esto favorecerá el crecimiento del nuevo pelo.
  • En Clinicana Trasplante Capilar Turquía utilizamos la técnica de conservación al frío para ayudar a conservar los bulbos capilares que van a ser trasplantados, incrementando así las posibilidades de éxito de nuestras cirugías de transplante capilar.