Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / Tratamiento PRP en el trasplante de pelo

Tratamiento PRP en el trasplante de pelo

La terapia de PRP para la pérdida de pelo es un tratamiento que consiste en extraer la sangre del paciente, procesarla de manera que solo queden las células enriquecidas con plaquetas (plasma rico en plaquetas) e inyectarla en el cuero cabelludo.

El tratamiento con PRP durante la operación de trasplante de cabello acelera la curación de heridas y el crecimiento del pelo. Gracias al tratamiento PRP en el trasplante capilar, los puntos rojos y las costras que aparecen después de la operación desaparecen muy rápidamente y los folículos trasplantados comienzan a crecer más rápido.

En Clinicana Centro de Trasplante Capilar, tenemos una sesión de terapia PRP que se incluye en nuestro paquete de operación y se lleva a cabo al final de la cirugía. Tras la operación, el cabello trasplantado empezará a aparecer en un periodo de unos 3 meses, después de esta estapa no existe riesgo de perder el folículo. Sin embargo, de un 3% a un 10% del pelo trasplantado puede perderse después de un procedimiento de trasplante de cabello, incluso en condiciones ideales. Es decir, aproximadamente del 3% al 10% del total de injertos trasplantados no aparecerán. La razón más importante de esta pérdida es la existencia de un flujo sanguíneo inadecuado. Un flujo sanguíneo deficiente puede provocar debilidad en la reparación y aumentar la posibilidad de pérdida de cabello, es por ello que se lleva a cabo el tratamiento PRP.

Con el tratamiento PRP, el plasma rico en plaquetas, comienza a repararse el cuero cabelludo de manera más efectiva. Esta reparación significa que se ha conseguido una mejor acumulación de sangre en el área y la formación de nuevas venas pequeñas. De esta manera, el pelo trasplantado y el cabello existente se enriquecen con minerales, vitaminas y especialmente queratina. Esto reduce la posibilidad de desprendimiento del pelo trasplantado y proporciona un pelo fuerte, voluminoso, grueso y duradero.

Es muy importante asegurarse de que los folículos capilares sobrevivan durante el tiempo que dura el procedimiento. Es por ello que los folículos extraídos se mantienen en un ambiente frío y en unas soluciones especialmente preparadas para protegerlos. Es útil agregar PRP en estas soluciones o lavar los folículos capilares directamente con solución de PRP, esto favorece que los efectos se vean más rápidamente.

El efecto que se logra puede explicarse por el aumento del tiempo de supervivencia de los folículos capilares, la aceleración de la curación de las heridas y la estimulación de los folículos pilosos para producir pelo.

No hay posibilidad de una reacción alérgica o infección con el tratamiento PRP, ya que este se le aplica a la persona a partir de su propia sangre. Se puede describir como la donación de sangre de una persona a sí mismo. El efecto de PRP se puede observar de manera diferente en cada paciente, pero en general es un tratamiento muy útil en el trasplante capilar.