Skip to main content
headers/blog.jpg headers/blog.jpg

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Llámenos ahora +34 ‭640 162 419‬
Inicio / Blog / ¿Puedo nadar después de un trasplante capilar?

¿Puedo nadar después de un trasplante capilar?

Muchas personas se preguntan si pueden nadar después de un injerto capilar, así como practicar otros deportes. Lo cierto es que una implante de pelo es al fin y al cabo una operación quirúrgica que requiere unos cuidados posteriores, por lo que es necesario respetar unos plazos y tomar ciertas precauciones.

Preguntas como "¿Cuándo puedo hacer pesas después de un injerto capilar?" o "¿Puedo ir a la piscina tras un trasplante capilar?" son habituales en los pacientes que se someten a este tipo de operación o que están pensando en hacerlo. Por eso en este artículo vamos a explicar claramente qué actividades se pueden hacer tras la operación de injerto, cuándo se pueden realizar, y cómo deben llevarse a cabo para que nuestro nuevo pelo no se vea afectado.

¿Se puede hacer ejercicio después de un implante capilar?

Tras un trasplante capilar mediante la técnica FUE, la zona implantada quedará llena de micro incisiones en las que se habrán injertado los nuevos folículos, y es necesario que esas incisiones cicatricen antes de realizar cualquier actividad que requiera esfuerzo. Normalmente pasados 10 ó 15 días después de la operación ya no existe riesgo de que los folículos se desprendan y se puede hacer ejercicio, siempre que sea de intensidad leve o moderada.

Es importante que dicho ejercicio no suponga una excesiva sudoración ni tampoco el contacto con la cabeza, ya que esto aumentaría el riesgo de infección o de lesiones para los folículos implantados. Por ejemplo, pasadas esas dos semanas y finalizado el proceso de cicatrización -que varía en cada paciente- podremos empezar a salir a correr o hacer pesas, pero a un nivel moderado. Y pasado un mes de plazo, podremos ya hacer ejercicio con normalidad.

Además, es recomendable que durante el primer mes evitemos que el sol nos incida directamente en la cabeza, ya que los rayos solares pueden dañar los folículos injertados. Es importante recordar que tampoco se pueden usar durante una o dos semanas gorros o sombreros para taparse la cabeza, ni cualquier otra prenda que presione la zona operada.

¿Cuánto tiempo hay que esperar para nadar después de un trasplante?

Aunque algunos doctores consideran que en ciertos casos pasados 15 días no hay riesgo para los nuevos folículos al haber finalizado la cicatrización, la recomendación general es que tras un injerto capilar no se debe acudir a la piscina durante al menos un mes, debido a la presencia de cloro y otras sustancias químicas en el agua. Además si el paciente sufre dermatitis, el cloro agravará su problema.

Tampoco es aconsejable acudir a saunas o someterse a baños de vapor. La recomendación de no bañarse es también aplicable para el agua de mar, ya que la sal perjudica a los folículos recién implantados al secarlos.

¿Afecta el cloro al crecimiento de mi pelo trasplantado?

Como acabamos de señalar, el cloro es perjudicial ya que daña la piel y los folículos al deshidratarlos. Además el cloro elimina los aceites naturales que protegen el folículo piloso, por lo que éste se vuelve más frágil y si ha sido injertado recientemente puede llegar a caerse.

Además de respetar los plazos mencionados, un buena práctica para proteger nuestro pelo y nuestro cuero cabelludo tras someternos a un trasplante capilar es, antes de bañarnos en una piscina, mojarlo y aplicar un acondicionador sin aclararlo: de esta forma creamos una película protectora sobre el pelo que evitará que sea atacado por el cloro.

¿Es posible minimizar la acción del cloro con el gorro? Lo cierto es que, siempre que no lo usemos durante las primeras semanas tras la operación, usar un gorro de baño antes de entrar al agua no supone sino crear otra barrera más para proteger nuestro pelo del cloro, por lo que es aconsejable su uso.

Una última recomendación es lavarse el pelo lo antes posible tras el baño en la piscina, ya que así eliminamos cuanto antes posibles restos de cloro en el pelo o en el cuero cabelludo y evitamos su acción química sobre los folículos y la piel. No olvidemos además que todos estos consejos son también aplicables para las piscinas de agua salada, donde aunque no se use cloro puede haber otros productos químicos para desinfectar el agua.

¿Qué otras precauciones debo tener en cuenta?

Además de las recomendaciones ya dichas, nunca está de más recordar otros consejos que debemos tener en cuenta al hacer ejercicio o en nuestra vida diaria tras someternos a un trasplante capilar, como son:

  • Lavarnos la cabeza con cuidado, realizando un masaje suave sin frotar, y usando un jabón con PH neutro.
  • No tocar ni aplicar presión sobre la zona injertada durante una o dos semanas tras la operación, lo que incluye el uso de gorras, sombreros u otras prendas.
  • No tomar alcohol ni fumar al menos durante los dos primeros días tras la cirugía, ya que pueden causar sangrado. Por la misma razón deben evitarse medicamentos como la aspirina.
  • No realizar movimientos bruscos con la cabeza tras el trasplante capilar durante los primeros días, ni acciones que supongan tensar el cuero cabelludo.
  • Todos los consejos referentes a la actividad física (evitar sobreesfuerzos, sudoración excesiva, etc) o a no tocar la cabeza, son también aplicables a las relaciones sexuales.

En cualquier caso, la recomendación principal es seguir siempre los consejos del médico que practicó la operación, ya que será él quien conociendo nuestro caso podrá decir cuándo podremos nadar o hacer otro ejercicio tras el injerto capilar. Y por supuesto, ponerse en manos de buenos profesionales como los de nuestra clínica en Estambul, la mejor valorada por los pacientes: compruébele viendo las opiniones de Clinicana, y no lo dude: ¡Contáctenos!