Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Caspa y caída del cabello

Caspa y caída del cabello

No es una realidad demasiado conocida, pero la caspa y la caída de cabello pueden estar relacionadas por una complicación orgánica superior. La primera es una enfermedad crónica que surge cuando, con el cabello seco o graso, aparecen unas escamas blancas en el cuero cabelludo. Aunque no es una situación grave, sí resulta embarazosa desde el punto de vista estético.

Normalmente aparece entre los 10 y 20 años y afecta a cerca del 40% de las personas mayores de 30 años. Es en este momento cuando se vuelve una causa embarazosa y obliga a quien lo sufre a ocultar su pelo para evitar situaciones incómodas. Analizamos sus desencadenantes.

Causas de la caspa

Normalmente, la piel acumula células muertas procedentes de su proceso de regeneración. También en la zona del cuero cabelludo, que se encuentra en renovación constante. Pero en pelo graso, este proceso se traduce en acumulación excesiva de células muertas en la cabeza y su posterior transformación a una especie de copos blancos (la caspa).

La piel seca, la sensibilidad a los productos capilares, problemas de la piel como la psoriasis o el eccema son otras de las causas más habituales de la caspa. Así como la aparición y expansión de hongos en la piel. Normalmente, muchos de estos procesos se aceleran por estrés, cambios hormonales, exceso de grasa en el cabello o por problemas del sistema inmunitario.

Síntomas y complicaciones del pelo con caspa

Los primeros síntomas de la caspa en el cuero cabelludo suelen ser la aparición de piel muerta a modo de escamas blancas en la cabeza y en los hombros, picazón o piel enrojecida y la formación de escamas en la dermis. Si verdaderamente es caspa, esta se extiende de manera generalizada por todo el cuero cabelludo.

Cuando las causas son más serias, los síntomas son graduales. Por ejemplo, cuando la caspa deriva de dermatitis seborreica, el cuero cabelludo se vuelve seco o graso, aparece la picazón y las células de la piel se convierten en escamas amarillentas cuando mueren. Los casos más graves pueden provocar síntomas en otras partes del cuerpo.

Si la descamación se debe a psoriasis, esta se presenta con un color plateado y aparece en las orejas, las extremidades, el tronco, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

El diagnóstico de la caspa

La caspa suele ser una alteración crónica que se puede controlar con el tratamiento adecuado. Pero, antes de tomar ninguna decisión o una nueva rutina capilar, es importante encontrar la causa que está provocando la descamación de la piel en el cuero cabelludo. Normalmente, se debe a una alteración en el crecimiento del pelo que también puede derivar en su caída.

Esto es lo que debes tener en cuenta para tratar el pelo con caspa:

  • Utiliza un champú libre de químicos para tu pelo, aplica un masaje firme en el cuero cabelludo y enjuaga bien tu cabello. El uso frecuente de champú elimina la caspa, reduce la piel grasa y evita la formación de células muertas de la piel.
  • Si este método no funciona, prueba con champús anticaspa específicos. Cada uno de ellos tiene sus instrucciones de uso concretas, por ejemplo, en cuanto a la frecuencia de uso o a la aplicación. Tenlas en cuenta antes de utilizarlos.
  • Elige productos con ingredientes anticaspa como ketoconazol (parecen los más efectivos en comparación con otros champús sin receta), sulfuro de selenio, ácido salicílico (para caspa originada por la psoriasis), azufre, alquitrán de hulla (caspa normal) o pirita de zinc.
  • Prueba hasta que encuentres un champú adecuado a tus necesidades. Pero, si tras dos semanas de aplicación no hay evolución o, peor aún, la situación va a más, consulta con un médico.
  • Lavarse el pelo con frecuencia ayuda a controlar la caspa, igual que reducir el estrés, limitar el uso de geles y aerosoles y mantener unos hábitos alimenticios saludables.

Medicamentos para la caspa y caída del cabello

El Minoxidil, utilizado para el tratamiento de pérdida de pelo, causa una descamación similar a la caspa. Se trata de un efecto secundario derivado de la existencia de alcohol entre sus componentes principales. Este reseca el cuero cabelludo y, después de unos meses, se forma caspa en el pelo.

Para evitarlo, también se puede recurrir a la finasterida. Este otro medicamento utilizado para la caída del pelo no produce caspa. Aun así, el problema siempre se puede solventar con la introducción de productos capilares anticaspa o cremas con esteroides recetadas por un especialista.

En cuanto a los champús específicos para el control de la caspa, algunos médicos recetan productos con corticosteroides. Son eficaces contra la descamación pero se deben utilizar según las premisas del especialista y no durante mucho tiempo. Pueden afectar a la estructura de la piel y provocar efectos secundarios.

Aunque es considerada toda una incomodidad cosmética, la caspa no es una enfermedad grave ni contagiosa, ni causa otros problemas de salud. Pero, si no recibe un tratamiento específico a tiempo, puede provocar picazón e inflamación. Si sufres caspa y caída del cabello, ponte en manos de un especialista. Él encontrará la verdadera causa de todas estas molestias capilares y podrá dar una solución eficaz.