Skip to main content
+90 549 300 6069 Consulta gratuita
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / Malos hábitos que pueden dañar tu cabello

Malos hábitos que pueden dañar tu cabello

malos hábitos para el cabello

Evitar los malos hábitos que dañan el cabello puede ser la diferencia entre tener un pelo sano y bonito, o tener que recurrir a productos capilares y tratamientos para tratar de evitar que perdamos el pelo. Y aunque hay muy buenas opiniones sobre el injerto capilar en Turquía, lo cierto es que lo mejor es prevenir para que someternos a una operación de este tipo sea un último recurso.

Por eso en este artículo vamos a detallar todos esos malos hábitos -algunos muy comunes- que muchas personas realizan a diario, sin saber que pueden estar dañando su pelo de forma irreversible.

Exponer el pelo al sol

Como la piel, nuestro pelo también se ve afectado por la exposición a los rayos ultravioleta, causando daños en su estructura y haciendo que nuestro cabello envejezca, se vuelva menos elástico, e incluso afectando a su crecimiento. Por eso, es importante protegerlo usando gorros o sombreros.

La mala alimentación

El cabello es un órgano más de nuestro cuerpo y requiere nutrientes, proteínas, vitaminas y minerales para su buena salud y para que crezca sano y fuerte. Una dieta equilibrada y rica en vitaminas A, B, C y E, así como en zinc, magnesio y hierro, frutas y verduras, ayudará a que nuestro pelo se mantenga saludable.

Beber poca agua

El agua es vital para la vida y para nuestro organismo, es básica para mantener hidratadas las células y para que se desarrollen los procesos químicos necesarios en ellas. Un pelo poco hidratado será seco y carecerá de brillo.

El estrés

El estrés es posiblemente uno de los factores que más atacan a nuestro pelo, especialmente cuando alcanza niveles elevados y generar cansancio, malhumor o ansiedad. Además de alterar el resto de nuestro organismo, el estrés puede provocar un aumento de la caída del pelo o incluso generar alopecia areata; además puede causar la aparición de caspa e, incluso, de canas.

Fumar

Otro de los peores enemigos del pelo es el tabaco, ya que introduce toxinas en la sangre y reduce el riego sanguíneo; esto causa que disminuya el aporte de nutrientes que necesita el folículo piloso y que éste comience a cerrarse, haciendo que el pelo crezca más fino. Si el folículo se cierra por completo, dejará de producir pelo y aparecerá la alopecia.

Consumir demasiado alcohol

Aunque el alcohol es un vasodilatador, cuando se consume en exceso no puede ser procesado por el hígado y acaba afectando a tu organismo, privándolo de nutrientes esenciales y causando daños tanto a la piel como al pelo, que se vuelve débil, fino y quebradizo, y con el tiempo acaba cayéndose.

Lavados excesivos

Aunque existe la creencia habitual de que lavarse mucho el pelo es bueno para la salud del cabello, lo cierto es que no es del todo cierto; un lavado excesivo priva al pelo y al cuero cabelludo de elementos vitales para su salud y mantenimiento, y si se acompaña de un frotado fuerte o de productos agresivos puede dañar a ambos seriamente. Un cabello graso debería lavarse como mucho cada dos días, y si es seco cada tres días. No más.

Lavarse el pelo con poca frecuencia

Por supuesto la virtud está en el término medio... Tan malo es lavar mucho el pelo, como no hacerlo. Una falta de higiene en el cuero cabelludo acaba obstruyendo los folículos, impidiendo el nacimiento de nuevo pelo. Lo recomendable es lavarse el pelo 2-3 veces por semana, usando champús no agresivos y en poca cantidad, y aclarándolo bien.

Lavar el pelo con agua caliente

Aunque usar agua caliente sea una tentación, la verdad es que hacerlo con frecuencia acaba dañando el pelo; las elevadas temperaturas abren los poros del cuero cabelludo y lo secan, alterando la producción de aceites naturales y dañando los folículos. Por la misma razón no se recomiendan los baños de vapor, que además deshidratan el pelo. Lo recomendable para cuidar el pelo es lavarlo con agua fría.

Peinar el cabello cuando aún está mojado

Aunque es costumbre peinarse el pelo mientras está mojado, o secarlo frotándolo fuertemente con una toalla, ambos son malos hábitos que pueden dañar los folículos. Lo recomendable es no peinarlo hasta que se seque, y hacerlo envolviéndolo con una toalla para que ésta absorba la humedad, pero sin frotar. Otra mala costumbre es hacer moños o trenzas con el pelo aún mojado, lo que favorece la aparición de hongos y caspa.

Abusar de la plancha y los rizadores para el pelo

Aunque sus ventajas estéticas son innegables, no es menos cierto que cualquier aparato que aplique calor sobre el cabello lo deteriorará, y más lo hará cuantas más veces lo hagamos. El uso de planchas y rizadores para el pelo daña la estructura del pelo y provoca la rotura de sus fibras, generando además sequedad en el cabello y que éste pierda brillo.

Usar secador de pelo

Por la misma razón, el uso habitual de un secador de aire caliente daña también nuestro pelo; una alternativa es aplicar previamente un espray protector, o secarlo con aire frío.

Usar peinados apretados

El abuso de peinados demasiado agresivos o que provoquen tirantez en el cabello acaba dañando la raíz del pelo y provocando que éste se rompa, por lo que debemos evitarlos.

Abusar de los productos capilares

Productos como la laca, el gel o los espráis suelen tener un alto contenido en alcohol o productos químicos que a la larga dañan seriamente la salud de nuestro pelo y nuestro cuero cabelludo. Si se usan estos productos, debe hacerse puntualmente y procurando que sean de calidad.

Tomar medicamentos

Medicamentos como los anticonceptivos contienen andrógenos que pueden provocar la caída del pelo. También ciertos antidepresivos o algunos medicamentos contra la ansiedad pueden afectar al crecimiento del cabello, por lo que debemos consultar al médico sus posibles efectos secundarios.

Estos son sólo algunos de los malos hábitos que dañan el cabello, pero hay más. Como vemos, son costumbres muy arraigadas que a menudo pueden pasarse por alto, pero que pueden acabar dañando nuestro pelo para siempre. Ante los primeros síntomas de mala salud en nuestro pelo, debemos consultar a un especialista. En Clinicana estamos a su servicio para atender sus dudas, y disponemos de un servicio de consulta gratuita: ¡Aprovéchelo!

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.