Skip to main content
headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Costras después de la operación de injerto capilar

Costras después de la operación de injerto capilar

¿Es normal la aparición de costras en el cuero cabelludo después de una operación de trasplante de pelo? La respuesta corta es sí. La larga implica explicaciones más exhaustivas para que ninguno de los pacientes sufra durante el proceso posoperatorio. ¿Cuáles son las razones de estas postillas? ¿Afectarán a los nuevos folículos?

Si aún estás valorando la posibilidad de realizar un microinjerto capilar en Turquía, pero la aparición de costras después de la operación de trasplante de pelo te hace dudar, has llegado al lugar adecuado. Analizamos por qué el cuero cabelludo queda cubierto con esta corteza temporal y cuál es el mejor tratamiento para hacerle frente.

Causas de la aparición después del injerto de pelo

  1. Después del trasplante de pelo y debido a las inyecciones previas, aparecen algunos fluidos en el cuero cabelludo que pueden desembocar en un edema. El edema es un líquido amarillo que se acumula en el cuerpo después de algún tipo de conmoción (por ejemplo, cuando nos golpeamos una rodilla). Y lo mismo ocurre en el cuero cabelludo. Después de recibir miles de punciones para abrir los canales que acogerán los folículos, se protege mediante la formación de esta sustancia.
  2. En los días posteriores a la operación, estos fluidos saldrán a través de los poros o de los canales abiertos. El líquido se seca en la zona y, al mezclarse con restos de piel de muerta, se forman las costras.
  3. Durante el proceso de apertura de canales y el cultivo de los folículos, pueden aparecer algunos puntos o zonas con sangre. Después de 10 días, estos se secarán y se convertirán también en costras.

¿Cómo se deben tratar las costras? 

Lo habitual es que las costras que aparecen después de una operación de trasplante capilar se mantengan en el cuero cabelludo durante, al menos, diez días. Posteriormente, la cabeza debería quedar libre de esta especie de postilla y continuar con el proceso posoperatorio. Pero hay que prestarles ciertas atenciones.

¿Cuál es el método para retirar estas costras?

En general, pueden ser retiradas masajeando el cuero cabelludo suavemente con los dedos. Si realizas la operación de trasplante capilar en Clinicana, primero debes aplicar la espuma que te proporcionamos al término de la intervención. Sobre la zona trasplantada, deja que actúe durante unos diez minutos directamente en las costras.

Transcurrido el tiempo, o durante el mismo, se debe realizar un suave masaje circular con las yemas de los dedos. ¡Cuidado! Evita las uñas o rascar los restos de sangre. Se pueden dañar los folículos trasplantados. Una vez finalizado, enjuaga con agua templada y prepárate para el siguiente paso.

Para completar la eliminación de las costras, debes aplicar el champú de Clinicana, también con un masaje circular suave, y volver a enjuagar con agua templada. Si aprecias que las costras no han desaparecido por completo, repite el proceso los días posteriores hasta que la zona trasplantada quede limpia.  

¿Qué pasa si no limpiamos estas costras?

La acumulación de costras en el cuero cabelludo bloquea los poros e impide la transpiración, lo que puede causar grandes problemas para la salud del pelo. Por esta razón, en Clinicana siempre informamos a todos los pacientes sobre la importancia de limpiar estas costras a partir del décimo día del trasplante.

 

¿Qué ocurre con la zona donante? ¿También aparecen las costras?

Sí, también aparecen algunas costras después del implante capilar en la zona donante, en la parte posterior de la cabeza. Estas también deben ser eliminadas para dejar la zona limpia y sin riesgo de complicaciones posteriores. Entre ellas, las infecciones o la inflamación suelen ser las más habituales.

Para evitar cualquier problema, incluso, con la aparición de costras después de un trasplante capilar, en Clinicana recomendamos a nuestros pacientes que nos informen sobre su evolución. Les pedimos fotos de la zona trasplantada y de la donante para comprobar que todo está siendo eliminado correctamente y que el pelo puede crecer con total normalidad.