Skip to main content
headers/blog.jpg headers/blog.jpg

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Llámenos ahora +34 ‭640 162 419‬
Inicio / Blog / ¿Está relacionada la contaminación y la caída del cabello?

¿Está relacionada la contaminación y la caída del cabello?

contaminación ambiental y caída del pelo

La relación entre contaminación y caída del cabello no siempre ha estado clara. Lo cierto es que la presencia de partículas contaminantes en el aire está claramente relacionada con enfermedades respiratorias como el asma o las alergias y puede causar cáncer; pero hasta hace poco no se conocían bien sus efectos sobre la piel y el cabello.

De hecho, son muchas las personas que se interesan por el precio de un injerto capilar en Turquía que se preguntan si ambos problemas están relacionados. Ahora, gracias a nuevos estudios científicos, comienza a saberse con certeza que hay una relación directa entre la exposición a la contaminación y la pérdida de pelo. Veamos cuál es.

¿Cómo afecta la contaminación al pelo?

Tanto la piel como el cabello son las primeras barreras de nuestro cuerpo frente a la contaminación ambiental. Las partículas contaminantes en suspensión en el aire y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), producidos por la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo, quema de materia orgánica, etc) y por el alquitrán del asfalto, causan daños e irritación por estrés oxidativo a causa del aumento de radicales libres de oxígeno.

Cada vez son más las investigaciones que avalan estos efectos. Una de los más recientes ha sido el estudio científico presentado en octubre de 2019 durante un congreso europeo de dermatología en Madrid por expertos del Future Science Research Centre de Corea del Sur, y que viene a confirmar la relación entre la contaminación ambiental y la pérdida de pelo.

Durante la investigación, los científicos surcoreanos expusieron células del cuero cabelludo -llamadas Células de la Papila Dérmica del Folículo Humano (HFDPC, en inglés)- a varios tipos de concentraciones de partículas PM10 (partículas contaminantes del aire con un tamaño no mayor de 10 micras), así como a partículas procedentes de la combustión del diesel.

Los resultados mostraron claramente que la presencias de ambos contaminantes produjo una disminución de los niveles de beta catenina, una proteína responsable del crecimiento y la formación del cabello; además también se detectó una disminución de los niveles de las proteínas ciclina D1, ciclina E y CDK2, que se encargan del crecimiento y la retención del pelo. Es decir, que a mayor contaminación, menos proteínas y por tanto mayor caída del cabello.

¿Qué consecuencias tiene la contaminación en la caída del pelo?

Como hemos visto, la contaminación atmosférica tiene un efecto directo sobre la salud del cuero cabelludo y de los folículos capilares. Se ha demostrado científicamente que esta pérdida de pelo puede ser similar incluso a la provocada por la alopecia androgenética, o desatar la aparición de otras patologías como la alopecia areata, la alopecia cicatricial o el efluvio telógeno crónico.

Entre los efectos que pueden detectarse en el cabello a causa de la contaminación, encontramos los siguientes:

  • pérdida difusa de pelo por todo el cuero cabelludo
  • sudoración excesiva
  • sequedad y fragilidad del pelo
  • aparición de caspa o descamación, especialmente en zonas de retención del sudor
  • enrojecimiento e irritación del cuero cabelludo, con aparición de prurito (picor)
  • aparición de edema e hinchazón alrededor de los folículos
  • cuero cabelludo graso por exceso de sebo

¿Qué soluciones hay?

Puesto que la piel del cuero cabelludo y el pelo son los primeros en entrar en contacto con la contaminación del aire, resulta fundamental protegerlos frente a agentes contaminantes externos y el estrés oxidativo. La limpieza y la higiene del cuero cabelludo, el cuidado capilar y por supuesto una alimentación sana y equilibrada pueden ser grandes aliados en este sentido.

Sin embargo cuando se trata de frenar los efectos de la contaminación o incluso de revertirlos, es necesario recurrir a otras soluciones médicas, como el ácido hialurónico, que constituye un excelente protector del cabello y que no sólo hace más resistentes los folículos, sino que además los hidrata y previene su caída. El ácido hialurónico forma parte de los tratamientos empleados en la mesoterapia capilar.

En Clinicana contamos con una larga experiencia en todo tipo de tratamientos del pelo y tenemos certificación sanitaria internacional, además de la confianza de nuestros clientes, como demuestran las opiniones sobre el injerto capilar en Turquía. Y si aún tiene dudas sobre la contaminación y la caída del cabello, o si quiere plantearnos su problema de caída de cabello, recuerde que tiene a su disposición un servicio de consulta gratuita sin compromiso.