Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Caída del cabello después del trasplante capilar

Caída del cabello después del trasplante capilar

La caída del cabello: un proceso normal

Dentro de su particular ciclo de vida, la caída del cabello es un proceso más que se cumple de manera necesaria y natural. A lo largo de toda su existencia, cada uno de nuestros pelos atraviesa diferentes y sucesivas fases de nacimiento, crecimiento/mantenimiento y caída que hacen posible su supervivencia y renovación. En circunstancias normales, no necesitan mayor atención ni preocupación. Al día, podemos encontrar en la almohada, el cepillo/peine o en la ducha una media de 50 cabellos caídos sin que salten las alarmas.

Estas fases se repiten con el vello de cualquier parte del cuerpo. Pero, como cada pelo depende de un folículo piloso único, su ritmo es diferente al de todos los de alrededor. En cualquier caso, debemos distinguir entre tres ciclos de vida del cabello:

  • Fase anágena. Es la fase activa del pelo, de crecimiento, y dura entre dos y seis años. Es el momento en el que el cabello nace y se desarrolla (1cm cada 28 días) a partir de folículos sanos. Cuanto más largo sea el periodo, más largo será el pelo.
  • Fase catágena. Es una etapa de mera transición y, por ello, no dura más de seis semanas. En ella, el cabello se separa del folículo que, a su vez, cambia de forma. Está todo preparado para que el pelo se caiga.
  • Fase telógena. Es la última de las fases del ciclo de vida del pelo, la de reposo antes de un nuevo inicio. El cabello se cae de manera natural y los folículos descansan hasta el siguiente ciclo.

Estas son las fases normales por las que atraviesa el pelo en cualquier momento de su vida. También es la que se espera para las zonas no intervenidas tras una operación de trasplante capilar.

Caída del cabello después de una intervención capilar

Muchos pacientes, sin embargo, suelen informar sobre la caída del cabello después de someterse a un trasplante capilar. Antes meternos en más detalles, es importante mencionar que esta caída de pelo en la zona intervenida es normal. Sencillamente, es la respuesta del organismo al trauma sufrido durante el proceso y no requiere especiales atenciones. Solo paciencia.

El trasplante capilar implica el traspaso, uno a uno, de los folículos de la zona donadora. Estos son genéticamente más resistentes y ayudarán a las regiones receptoras (en las que el pelo se está cayendo de manera anormal) a recuperar la producción de cabello nuevo. Mediante una intervención médica, se introducen los folículos en canales de pequeño tamaño abiertos, también uno a uno, en la zona afectada.

Independientemente de si la técnica usada es FUT o FUE, el trasplante de cabello suele realizarse mediante micropunciones con una aguja. Por esta razón, es un proceso algo traumático para el cuero cabelludo en su totalidad, afectando tanto a las zonas trasplantadas como a las que han permanecido intactas. La caída del pelo en todas ellas después de la intervención es lo que se denomina “effluvium”, efluvio o “shock loss” y es considerado un proceso normal de mera transición.

El pelo se cae en un periodo de una a cinco semanas tras el procedimiento. Pero, lejos de alarmarse, los pacientes deben saber que a los pocos meses el cabello les volverá a nacer. La caída de pelo tras la intervención o “shock loss” no indica ningún daño permanente en el cuero cabelludo. Más bien, es una consecuencia temporal inevitable que permitirá, posteriormente, que el pelo crezca sano, fuerte y siguiendo su ciclo natural de vida.