Skip to main content
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / Piojos y pediculosis: todo lo que debes saber

Piojos y pediculosis: todo lo que debes saber

Piojos y pediculosis

Los piojos y la pediculosis son un problema habitual que afecta especialmente a los niños; es muy común la aparición de piojos en niños en la escuela, y que sus molestos picores se transmitan entre compañeros de aula y desde el colegio a sus familias. Los piojos en el pelo no constituyen una enfermedad grave, pero pueden ser muy molestos si no se tratan a tiempo, y no siempre es fácil encontrar el tratamiento para piojos adecuado.

Aunque en Clinicana somos conocidos por la calidad y el precio del trasplante capilar, nuestra clínica está especializada en todo tipo de tratamientos para los problemas del pelo. Por eso queremos abordar en este artículo varias cuestiones: desde qué son y cómo saber si tienes piojos, hasta cómo eliminar los piojos y, de paso, conocer varias curiosidades sobre estos parásitos.

¿Qué es el piojo?

Un piojo es un insecto parásito de tamaño muy pequeño -de 0,5 a 5 mm de longitud, según la especie- que se alimenta succionando sangre, pudiendo infestar a cualquier especie animal de sangre caliente (tanto aves como mamíferos). ¿Entonces, qué es la pediculosis? No es más que el término para referirse a la infestación por piojos, que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo e incluso en la zona púbica.

No obstante, cuando hablamos de piojos normalmente nos referimos a la pediculosis capitis, que es la infestación por piojos en la cabeza en seres humanos. Estos insectos pasan por 3 etapas a lo largo de su vida: el huevo (los huevos de piojos se llaman liendres), la ninfa (cría) y la fase adulta. Succionan la sangre segregando una sustancia para evitar que se coagule, lo que produce el picor: no pueden vivir más de unos pocos días sin alimentarse, o morirían.

¿Cómo se contagian?

La forma de contagiarse de estos insectos es principalmente a través del contacto directo, ya sea de nuestro pelo con el pelo de una persona infectada, o a través de objetos a su vez infectados con piojos, como en los siguientes supuestos:

  • Por utilizar peines, accesorios para el pelo o toallas de una persona con piojos.
  • Por compartir ropa usada hace pocos días por una persona infestada (gorras, cintas para el pelo, abrigos, bufandas, camisetas, etc).
  • Por entrar en contacto con cualquier otro objeto que haya estado en contacto con una persona con piojos: colchones, mantas, almohadas, peluches, alfombras, cojines...

Es importante subrayar que los piojos se contagian por contacto, no por estar cerca de una persona con piojos nos vamos a contagiar; además, cualquier objeto o ropa sólo puede transmitir los piojos sin han pasado unos pocos días, puesto que en 2, máximo 4 días (dependiendo de las condiciones ambientales) los piojos mueren de inanición. Es necesario además que los piojos estén en la etapa de ninfa o de adulto: si el objeto infectado sólo tiene liendres (huevos), el contagio no se producirá.

10 curiosidades sobre los piojos

Son muchas las cosas que la mayoría del público desconoce sobre los piojos. Veamos algunas curiosidades sobre estos parásitos:

1. Prefieren a los niños:

La pediculosis capitis en niños es la más común, ya que normalmente las infestaciones ocurren entre los 3 y 10 años de edad; por el contrario, los casos de piojos en adultos son raros. Esto se debe a que a partir de los 10 años aumenta la producción de sebo en el cabello... y los piojos lo odian.

2. Les gusta la nuca y las orejas:

Estos parásitos tienen especial preferencia por la zona de la nuca, donde la densidad de cabello y la temperatura suelen ser mayores, y por detrás de las orejas, donde depositan sus huevos (liendres).

3. Prefieren una cabeza limpia:

Aunque la creencia común hace pensar que los piojos “atacan” las cabezas con poca higiene, lo cierto es que es todo lo contrario: prefieren un cabello limpio, ya que así localizan mejor las venas para succionar la sangre. Además, les gusta más el pelo liso que el rizado.

4. Se aparean una sola vez en su vida:

La vida de estos insectos es en realidad muy corta, apenas viven un mes, y durante ese tiempo sólo se aparean una vez, aunque con eso les basta: tras la cópula, la hembra almacena el esperma del macho, y lo va dosificando para poner huevos (hasta 10 al día) el resto de su (corta) vida.

5. No, no saben saltar:

Aunque hay quien aún cree lo contrario, los piojos ni saltan, ni vuelan. Sólo se transmiten por contacto, hasta el punto de que la moda de los selfies (con la que juntamos las cabezas para salir en la foto) ha aumentado los contagios. Lo que sí hacen es caminar muy rápido: a 30 cm. por minuto.

6. Ya los sufrían los dinosaurios:

Pues sí, los antiguos señores de la Tierra ya soportaban hace millones de años sus picores, al igual que hoy día las aves. De hecho, a partir de los piojos se puede reconstruir la evolución de sus huéspedes: gracias a ellos, se sabe por ejemplo que los humanos ya usaban ropa hace 170.000 años.

7. Los de los humanos son diferentes:

El llamado Pediculus humanus capitis (piojo humano de la cabeza) es propio de los seres humanos, mientras que los animales son parasitados por otro tipo de piojos, que no podrían sobrevivir en nuestro cuerpo (y viceversa). Por eso, los productos antipiojos para humanos no sirven en animales.

8. El vinagre no los mata... pero el tinte sí:

Pues no, aunque es una afirmación muy extendida, el vinagre ni mata los piojos ni previene su aparición, aunque sí ayuda a desprender las liendres; por el contrario, al teñir el pelo los tintes capilares pueden matarlos si contienen amoniaco -algo cada vez más raro- aunque, eso sí, no acaban con las liendres.

9. Pueden vivir varios días fuera de la cabeza:

Dependiendo de las condiciones ambientales, los piojos pueden vivir entre unas horas y algunos días (no más de 3 ó 4) fuera de la cabeza, en objetos como ropa, peines o almohadas, por lo que hay que desinfectarlos si han estado en contacto con una persona infestada.

10. Son muy variados:

Se estima que hay unas 3.250 especies de piojos, muchas de ellas tan específicas que sólo parasitan una especie y han evolucionado con ella. Los hay de todos los tamaños, de una gran variedad de colores (o transparentes)... hasta se diferencian en la forma de alimentarse (pueden ser chupadores o masticadores).

Cómo quitar los piojos

Es importante recalcar que cualquier tratamiento para la pediculosis debe ser consultado previamente con un médico, incluso si vamos a recurrir a remedios caseros para los piojos, no siempre aconsejables. Lo habitual es combinar algún tipo de fármaco eficaz como la dimeticona con el uso de peines especiales para eliminar las liendres y algún champú (shampoo) para piojos, si bien hay casos en los que estos parásitos son resistentes a estos champús.

Es crucial, además de tratar a la persona infestada con piojos, lavar con agua caliente toda la ropa (incluyendo toallas, ropa de cama, gorros...) con los que haya estado en contacto días antes de detectarse la presencia de los piojos; si no es posible lavar algún objeto, basta con aislarlo 1 ó 2 semanas para garantizar que los parásitos hayan muerto.

Recuerde que aunque los piojos y la pediculosis no es un problema de salud grave, es importante detectarlos a tiempo para aplicar un tratamiento. Si quiere más información, o si necesita cualquier tratamiento para su cabello, no dude en contactar con Clinicana: somos la mejor clínica capilar de Turquía. Lea las opiniones de nuestros pacientes, pídanos una consulta gratuita, y solicite presupuesto para su tratamiento: gratis, y sin ningún compromiso.

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.