Skip to main content
Inicio / Blog / Cómo lavar el pelo después de un trasplante capilar

Cómo lavar el pelo después de un trasplante capilar

lavar el cabello después de un injerto capilar

Saber cómo lavar el pelo después de un trasplante capilar es una parte muy importante de los cuidados que debemos tener con el cabello tras someternos a una operación de este tipo, y es sin duda una de las dudas más frecuentes entre las personas que han hecho un trasplante o que simplemente se interesan por el precio de un trasplante capilar en Turquía y todas las cuestiones en torno a la operación.

Por eso en este artículo vamos a despejar todas las posibles dudas ofreciendo paso a paso consejos para lavar y cuidar nuestro pelo recién injertado sin que sufra el más mínimo daño, y obtener así los mejores resultados tras una intervención.

Recomendaciones generales para lavarse el pelo tras el injerto capilar

Tras someternos a una intervención capilar, resulta vital para que nuestro trasplante sea un éxito y tenga efectos duraderos que sigamos al pie de la regla las instrucciones y directrices del equipo médico que realizó la operación, ya que de lo contrario corremos el riesgo de que los folículos injertados se dañen o debiliten.

No obstante existen una serie de recomendaciones y consejos generales a tener en cuenta, que son los siguientes:

Primer lavado a las 48 horas

El primer lavado de la cabeza debe realizarse pasadas 48 horas desde la operación, a ser posible es mejor que lo haga el equipo especializado de la clínica.

Usar el champú proporcionado por la clínica

Los cuidados posteriores del cabello pueden realizarse desde casa, usando los productos y el champú proporcionados por el equipo médico tras el trasplante.

Nunca lavar la cabeza con agua caliente

Debe lavarse la cabeza diariamente durante los 10 primeros días, usando agua templada (más fría que caliente) y usando el champú especial proporcionado por la clínica. El uso de agua caliente para el pelo nunca es aconsejable (con o sin trasplante) ya que daña la piel y el cabello.

No aplicar agua a presión sobre los injertos

En los primeros días es importante aplicar el agua con suavidad, no dejando que el agua a presión de la ducha impacte directamente sobre el cuero cabelludo. Puede usarse en su lugar un vaso o una botella.

Aplicar el champú con suavidad

Para aplicar el champú, echarlo en la palma de las manos y frotarlo en ellas (nunca en la cabeza) hasta que haga espuma. Aplicarlo sobre la zona trasplantada con movimientos muy suaves e intermitentes con la palma de la mano, sin ejercer presión y con mucho cuidado, durante un par de minutos, dejando actuar 5 minutos (los primeros días podemos sentir un leve dolor, pero es normal). Durante el lavado la zona DONANTE puede tocarse sin problema.

Aclarar bien el pelo

Tras completar el paso anterior, procederemos a aclarar el pelo de la misma forma que lo humedecimos al principio, con agua tibia y sin presión. El aclarado debe ser suave y prolongado.

Secar con cuidado

El secado debe realizarse de la misma forma que aplicamos la espuma del champú, mediante pulsaciones suaves y cortas sin ejercer presión sobre el cuero cabelludo, NUNCA frotar. Aunque podemos emplear una toalla de algodón suave, en los primeros días es más recomendable utilizar papel absorbente de buena calidad (por ejemplo de cocina) que no deje restos.

Peinar con suavidad y delicadeza

Si pasados unos días necesitamos peinarnos, el peinado debe ser igualmente delicado, empleando movimientos suaves sin ejercer presión ni provocar roces o tirones en el cuero cabelludo.

Prohibido rascarse

Muchas personas sienten un picor en la zona operada durante los primeros días, es algo normal. No obstante, es muy importante no rascarse para evitar dañar los injertos. Precisamente el lavado diario durante los primeros días proporciona un gran alivio en caso de picor.

No debemos arrancarnos las costras

Las costras que se forman en los injertos tras la operación pueden caerse con pelo durante los primeros días: esto es algo normal que no debe asustarnos, ya que lo importante es que los folículos injertados bajo la piel estén sanos. Es muy importante dejar que estas costras se desprendan por sí solas (tardan 10-12 días), ya que si lo hacemos nosotros corremos el riesgo de arrancar el folículo.

Mantener el pelo sano y limpio

Una vez que han desaparecido todas las costras se puede decir que el proceso de cicatrización está completo: es entonces cuando podemos afirmar que el folículo está asentado en el cuero cabelludo, y podemos poco a poco normalizar los lavados.

Esto significa que podremos emplear un champú normal (con PH neutro y sin productos químicos) y realizar a partir de la tercera semana suaves movimientos de masaje con los dedos en el cuero cabelludo. Es importante mantener siempre una buena higiene capilar y del cuero cabelludo para conservar un pelo sano y limpio, por lo que recomendamos lavarlo cada 2 días.

¿Qué otros cuidados debo tener en cuenta tras el trasplante?

Además de las anteriores recomendaciones para el lavado, es importante también seguir estos consejos tras someterse a un injerto capilar:

  • No exponer la zona operada a los rayos directos del sol ni a altas temperaturas. Si vamos a salir al exterior es mejor mantenernos en la sombra para evitar además la sudoración, que puede provocar infecciones.
  • No usar gorros o sombreros que presionen la zona operada. Es importante también tener especial cuidado al vestirnos e introducir prendas por la cabeza como jerseys, camisetas, etc, ya que éstas pueden causar presiones o rozaduras en los injertos.
  • Proteger el cuero cabelludo de golpes durante los primeros días es vital. Debemos extremar el cuidado, ya que en muchos casos tendremos la zona insensibilizada.
  • Es recomendable -aunque no siempre es fácil- evitar en lo posible los movimientos al dormir, procurando no reposar la cabeza en la almohada sobre la zona operada.
  • Durante los primeros 7-10 días no debemos hacer actividades físicas o deportes que impliquen un gran esfuerzo o sudoración. Podemos dar paseos, hacer calentamiento suave, pilates, etc.
  • No debemos mojar el pelo ni en agua de piscina ni en agua salada (tampoco en el mar) durante al menos el primer mes tras la operación.
  • En general, debemos evitar rozaduras o presiones en el cuero cabelludo durante las primeras semanas, y por supuesto no rascar ni frotar el pelo.

Estas recomendaciones sobre cómo lavar el pelo después de un trasplante y el resto de consejos, deben de estar supeditados a las directrices que marque el equipo médico que realice la intervención. Por eso es clave elegir un centro con personal formado y con suficiente experiencia en injertos capilares. Lea las opiniones sobre Clinicana con Clinicana, y vea por qué somos la clínica más valorada. ¡Pida ya su consulta gratuita!

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Llámenos ahora +34 ‭640 162 419‬
Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.