Skip to main content
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / Tricotilomanía: ¿se puede recuperar el pelo?

Tricotilomanía: ¿se puede recuperar el pelo?

tricotilomania

La tricotilomanía es un trastorno que, aunque a menudo desconocido, padecen muchas más personas de las que se cree; se estima que al menos entre el 1% y el 4% de la población sufren alopecia por tricotilomanía, aunque es difícil dar cifras exactas porque muchas personas no son conscientes de que sufren este problema, o son reacias a reconocerlo. La tricotilomanía afecta al crecimiento del pelo, por lo que un diagnóstico a tiempo de este trastorno es fundamental.

Quienes sufren esta patología se arrancan el pelo, principalmente de la cabeza y las cejas, sin que puedan evitarlo. En nuestra clínica hemos tenido casos de pacientes que preguntaban por el precio de un trasplante capilar por sufrir este problema; una de sus dudas más frecuentes, es si tras sufrir tricotilomanía vuelve a crecer el pelo, pero también es importante conocer las causas, los síntomas en adultos y en niños, o cómo combatir la tricotilomanía.

¿Qué es la tricotilomanía?

Como ya mencionamos antes, la tricotilomanía es un trastorno que provoca un comportamiento compulsivo por el cual la persona afectada manipula constantemente el pelo, normalmente de forma impulsiva e inconsciente, tirando de él, retorciéndolo y a menudo arrancándoselo de raíz, causando la pérdida de cabello en la zona manipulada por alopecia por tracción.

La pérdida capilar puede ser localizada y pequeña, o afectar a grandes áreas produciendo incluso calvicie severa en los casos más graves. El principal problema que sufren los pacientes con este trastorno es que no saben cómo evitar la tricotilomanía, ya que sienten un impulso irresistible de tocar el pelo, manipularlo y arrancarlo, generando en ellos a menudo un sentimiento de culpa y vergüenza por un problema que, como vemos, es de origen psicológico.

Esta misma vergüenza es la que hace que muchas personas no quieran revelar que sufren este trastorno, por lo que tratan de disimularlo con peinados o usando prótesis capilares. Existen distintos grados de tricotilomanía, y aunque tradicionalmente se ha considerado como un desorden más bien raro, recientes estudios epidemiológicos sugieren que en realidad podría ser bastante común.

Las personas con alopecia por tricotilomanía suelen estar bajo situaciones de estrés emocional, y presentar efectos psicológicos secundarios tales como baja autoestima, así como miedo a la socialización por temor a las miradas, opiniones o comentarios de otras personas que vean los efectos de su trastorno.

El pelo normalmente se arranca de forma irregular: la tricotilomanía en pestañas, cejas y cabeza es la más común, pero el pelo también puede arrancarse de otras zonas del cuerpo como piernas, cara (barba, bigote), axilas, o incluso la zona genital. En ocasiones este trastorno se asocia con la tricofagia: es decir, que el pelo arrancado luego es masticado o ingerido.

¿Cuál es la causa de la tricotilomanía?

En lo que respecta a las causas de la tricotilomanía, no se puede hablar de un solo factor sino de varios. Los pacientes con esta patología a menudo presentan cuadros de ansiedad o depresión clínica, problemas que se ven retroalimentados por las consecuencias físicas y psicológicas del impulso que sienten de arrancarse el pelo, ya que no saben cómo controlar la tricotilomanía.

Aunque arrancarse el pelo les produce un placer y un alivio a la tensión emocional que les lleva a tirar del cabello, la duración de estos sentimientos es muy breve y se ven rápidamente sustituidos por otros como culpa o vergüenza. Es importante no confundir el aspecto que pueden adquirir los pacientes con tricotilomanía con otras patologías del cuero cabelludo, como la alopecia areata.

Se cree que los desencadenantes principales son de tipo psicológico, aunque se han identificado otros factores que aumentan la probabilidad de sufrir tricotilomanía, como un déficit de serotonina, un evento traumático, cierta predisposición genética, o incluso los cambios hormonales provocados por la pubertad. Es un trastorno que se da de forma más frecuente en las mujeres que en hombres, con una proporción de 4 a 1.

Tricotilomanía en niños

Aunque existen numerosos casos entre la población adulta, en realidad es frecuente que la tricotilomanía se inicie antes de los 17 años, e incluso durante la etapa más infantil, antes de los 6 años; no obstante, el principal grupo de edad donde suele detectarse es entre los 9 y 13 años. Por todo ello, es muy importante fijarse si se observan en el niño síntomas como los siguientes:

  • El niño retuerce el pelo o tira de él frecuentemente
  • Justo antes de hacerlo se nota en él un estado de tensión
  • Justo después de arrancarse el pelo siente alivio
  • En ocasiones, posteriormente puede llevarse a la boca el pelo arrancado
  • Si se le pregunta, niega haberse arrancado el pelo, o trata de disimularlo
  • Presenta otros comportamientos autolesivos
  • Sufre algún tipo de ansiedad o depresión
  • Tiene una baja autoestima o una imagen negativa de sí mismo

Cómo superar la tricotilomanía

¿Cómo curar la tricotilomanía? Lo cierto es que, hasta hace no mucho, no existía un tratamiento específico para este desorden y se consideraba como un trastorno crónico. Hoy día afortunadamente existen tratamientos y técnicas para tratar de corregir este problema, aunque su duración o su éxito dependerá de la edad del paciente y del tiempo que se haya mantenido el hábito de arrancarse el pelo.

Normalmente el tratamiento de la tricotilomanía en niños menores de 6 años no es necesario, ya que esta conducta suele desaparecer en menos de un año sin necesidad de intervención alguna. En los adolescentes sin embargo el diagnóstico y tratamiento es más complejo, y los casos en la población ya adulta suelen requerir la intervención de un especialista en psicología o psiquiatría.

Una de las terapias que se viene aplicando con más éxito es la terapia psicológica cognitivo-conductual, que normalmente consigue resultados en el 70% de los casos. En cuanto al tratamiento farmacológico de la tricotilomanía, fundamentalmente se centra en aliviar los síntomas; siempre bajo supervisión médica, normalmente se recurre a fármacos contra la ansiedad y la depresión, si bien no hay un consenso al respecto.

Una cuestión que preocupa a muchos pacientes tratados por este trastorno es si tras vencer la tricotilomanía se puede recuperar el pelo. Lo cierto es que cada caso es único, y todo dependerá de la extensión y la intensidad que haya alcanzado el hábito de arrancarse el pelo. Si el folículo no está dañado, el pelo puede volver a regenerarse, pudiendo aplicarse tratamientos estimulantes o regeneradores como el minoxidil.

El trasplante capilar es también una opción en personas con tricotilomanía que hayan recibido terapia y que tengan la seguridad que no van a arrancarse de nuevo los cabellos trasplantados. Para lograrlo, el apoyo profesional y familiar es fundamental, pero también acudir a una clínica de confianza; Clinicana es la mejor clínica capilar de Turquía: lea las opiniones de nuestros pacientes, pida su consulta gratuita, y solicítenos un presupuesto sin compromiso.

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.