Skip to main content
headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Diez maneras de detener la pérdida de cabello en hombres

Diez maneras de detener la pérdida de cabello en hombres

En situaciones de pérdida de cabello, podemos encontrarnos con dos situaciones completamente diferentes. Por un lado, que esta caída sea una mera consecuencia del ciclo del pelo y de la regeneración capilar, de los cambios de estación, de la deficiencia pasajera de nutrientes, del estrés… Por el otro, puede ocultar un problema aún mayor o constituir, por sí misma, los primeros síntomas de una inminente alopecia.

Sea cual sea el caso, el dermatólogo y el resto de expertos en materia capilar son los más indicados para ayudar a encontrar la causa de la pérdida de pelo y unas soluciones eficaces, como por ejemplo un microinjerto capilar. En Clinicana, como profesionales del sector, recopilamos en la siguiente lista las actuaciones que mejor funcionan a la hora de reducir y tratar la pérdida de cabello.  

¿Cómo detener la caída del cabello en hombres?

A lo largo de la semana, incluso del día, es normal encontrar pelos en los sitios más inesperados. La verdadera preocupación por la pérdida de cabello en hombres llega cuando este empieza a perder volumen o densidad de manera visible y, cada mañana, amanece con una cantidad notable de filamentos en la almohada.

Antes de que los primeros indicios se conviertan en un problema de facto, estas son algunas de las recomendaciones a llevar a cabo.

1- Utilizar productos capilares respetuosos con el cuero cabelludo

Champús, fijadores, geles de peinado… Todos los productos especialmente creados para el cuidado y tratamiento del cabello son bienvenidos siempre que no incluyan ingredientes nocivos para la naturaleza del cuero cabelludo.

2- Seguir una alimentación cuidada y equilibrada

Para mantener la salud del organismo, es necesario conseguir el equilibrio nutricional adecuado. También en el caso del cabello, que necesita el aporte específico de sustancias como las proteínas (combate el pelo frágil y quebradizo), la vitamina A (ayuda a la producción de grasa saludable), la vitamina E (mejora la circulación de la sangre, preservando la producción de folículos) o la vitamina B (conserva el color del pelo).

Cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas de caída de cabello en hombres, la dieta debe ser una de las primeras causas a analizar y a mejorar

3- Abandonar o limitar prácticas nocivas

Cepillarse el pelo con el pelo húmedo, abusar del secador o utilizarlo con la máxima temperatura, no proteger el cuero cabelludo de los rayos del sol, frotar al lavar, no aclarar bien la cabeza en la ducha, recurrir a peinados agresivos o tirantes… Existen una serie de hábitos que, no por ser comunes, son menos malos.

El cabello y los folículos pilosos necesitan un tratamiento delicado y minucioso para que mantengan siempre su salud, vitalidad y fortaleza. Por ello, cualquier forma de frenar la pérdida de pelo debe pasar por tomar esta premisa como un compromiso a largo plazo.  

4- Evitar o reducir el estrés

Diversos estudios científicos señalan al estrés, la ansiedad o los episodios de nerviosismo como claros catalizadores de la pérdida de pelo. En este sentido, la única vía para evitar consecuencias insuperables es eliminar el origen de todas las tensiones. O, al menos, aprender a tolerarlas mejor y suavizar su influencia.

En estos casos, la meditación, el yoga, la práctica de cualquier deporte o la adopción de nuevos hábitos de ocio son de gran ayuda para combatir el estrés que provoca la rutina diaria. 

5- Prestar atención a los medicamentos prescritos

Existen algunos medicamentos o tratamientos médicos que propician o aceleran la caída del cabello. Normalmente, este efecto secundario suele desaparecer cuando se termina o suspende la medicación. Por ello, cuando creemos que alguna de las recetas están perjudicando la salud de nuestro cuero cabelludo, lo mejor es consultar al médico responsable. Si la pérdida de pelo es abundante, él puede aportar luz sobre el problema, ordenar la sustitución de los medicamentos o esperar a que cumplan su cometido para su posterior suspensión.

6- Extremar el cuidado del cabello

Además de evitar comportamientos dañinos, también es importante prestarle especial atención al cabello. Suele pasar desapercibido en las rutinas de cuidados diarios (afeitado, hidratación, etc.), lo que suele propiciar la aceleración de la pérdida de pelo prematura. En este punto, recomendamos la aplicación de masajes capilares con cierta asiduidad, el uso de champús específicos para cada tipo de cuero cabelludo, la hidratación específica de esta zona de la piel…

7- Mejorar la rutina y los hábitos diarios

El alcohol o el tabaco son perjudiciales (por no decir tóxicos) para el buen funcionamiento del organismo. El cabello, como un componente más del cuerpo, también sufre las consecuencias. Para frenar la caída del pelo es recomendable abandonar ambas sustancias y empezar a cuidar la rutina con prácticas más saludables como el deporte, el descanso o la buena alimentación.

8- Aumentar la protección del cuero cabelludo

Contra el calor, contra el sudor, contra la grasa… Para cada uno de estos factores de riesgo hay una solución eficaz. Utiliza gorras o sombreros los días de sol (lejos de lo que se cree, no favorece la pérdida de cabello), elimina los restos de sudor con agua, utiliza un champú natural que elimine la grasa del cuero cabelludo…

9- Adios a los químicos

Cuando la pérdida de pelo en hombres empieza a ser una realidad palpable, se deben analizar los agentes internos y externos que pueden estar favoreciendo o acelerando la caída. Los productos químicos, con ingredientes poco respetuosos con el pelo, la piel o el organismo en general, son uno de los peores enemigos de la salud del cuero cabelludo.

Si se empiezan a notar los primeros síntomas de una futura alopecia, lo mejor es buscar productos de cuidado del cabello naturales y evitar, en la medida de los posibles los tintes.

10- Acudir a revisiones médicas periódicas

Como un compendio de todo lo anterior, el médico es el especialista que más información podrá aportar sobre su estado de salud, sobre el equilibrio del organismo y, en consecuencia, sobre la situación del cabello. Tenga en cuenta que cualquier recomendación para mejorar los hábitos de vida repercutirá de manera positiva en la calidad del pelo.