Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / El Caída de cabello después del implante de pelo

El Caída de cabello después del implante de pelo

En el ámbito de la restauración capilar, se denomina “shock loss” a la pérdida de cabello que se produce en la zona trasplantada, debida generalmente al impacto que el proceso tiene en el cuero cabelludo.

El objetivo de la operación de injerto de pelo es trasplantar cabello de una zona de la cabeza (zona donadora) a otra (zona receptora), si este procedimiento se realiza adecuadamente, puede proporcionar a los pacientes una solución natural y permanente tanto para la calvicie masculina como la femenina.

No obstante, después de la operación pueden aparecer algunas complicaciones, como por ejemplo el “shock loss” que hemos comentado más arriba. Este supone la caída del cabello aparentemente sano, tanto de la zona donadora como de la zona receptora, después de la operación de injerto capilar. Esta caída puede ocurrir por varias razones, pero para el paciente puede ser incómodo ver cómo pierde cabello, especialmente cuando acaba de someterse a una cirugía para combatir este problema. En la mayor parte de los casos este pelo vuelve a crecer, pero también hay algunas formas de prevenir esta  caída.

La diferencia entre “Shedding y Shock Loss”

Es importante entender que el “shock loss” no es igual que el “shedding” que ocurre de manera natural después de un trasplante capilar. Unas semanas después de la operación, el paciente probablemente perderá la mayor parte del cabello trasplantado, esto es parte del proceso y no es un problema. El pelo trasplantado volverá a crecer después de algunas semanas más, momento en el que ya se podrá comprobar que puede alcanzar algo más de un centímetro al mes en muchos casos.

Esta caída por shock se produce tanto en los folículos trasplantados como en el pelo original, es decir, puede ocurrir también en el cabello que estaba sano antes de la operación. En algunos casos esto puede suceder debido a un error por parte del equipo médico, pero también si los folículos comenzaron a debilitarse antes de ser trasplantados.

¿Por qué ocurre?

Algunos métodos de trasplante capilar son más propensos que otros a desencadenar el “shock loss”. Por ejemplo, durante la operación con el método FUE, el folículo es extraído de la zona donadora usando presión, pero durante este proceso se podría producir algún error que pueda dañar el folículo capilar, provocando así su muerte, con lo cual no produciría cabello nuevo después del trasplante.

El trasplante de unidades foliculares usando la técnica de la tira (FUT) suele provocar menos pérdida por shock en la zona donadora, pero hay ciertos aspectos de la operación que pueden incrementar el riesgo del paciente a sufrirlo. Si el cirujano intenta obtener un gran número de unidades foliculares de una sola vez y posteriormente no cierra la herida correctamente, se podría producir una pérdida permanente de cabello en la zona.

El “shock loss” puede ocurrir también en la zona receptora, en algunos casos esta pérdida es solamente parte natural del proceso, por ejemplo, los folículos del cabello existente podrían haberse debilitado y el estrés de la operación sería suficiente para provocar su caída. La manera en que el cirujano trasplanta el cabello nuevo puede igualmente provocar la caída tras haberse debilitado. Este tipo de cabello se habría perdido igualmente en otro momento, pero la cirugía puede provocar que se adelante el proceso.

Si el doctor trasplanta los folículos muy cerca unos de otros o lleva a cabo incisiones demasiado grandes, el pelo de alrededor puede caer después de la operación. Elegir un equipo médico cualificado y con mucha experiencia en operaciones de trasplante capilar es importante, puesto que otra causa del “shock loss” puede ser punzar accidentalmente los folículos sanos durante la operación. Este tipo de errores puede provocar una pérdida permanente del folículo, es por ello que se aplican dos clasificaciones: temporal y permanente.

¿Qué es el “shock loss” temporal?

Este es el resultado del trauma que se produce en el cuero cabelludo, puede ocurrir por diversas razones. Lo más importante es que este efecto es temporal y el cabello vuelve a crecer después de cierto tiempo, independientemente del origen de la pérdida. Las formas más comunes de la pérdida temporal del cabello pueden ser:

  • Durante cualquier operación de trasplante capilar, si se injertan folículos en las zonas donde aún queda algún cabello y este está débil, es posible que se caiga temporalmente. Después de que el folículo se inserta en el cuero cabelludo (zona receptora), puede ocurrir que el pelo que aún queda sufra el impacto del injerto y caiga. Esto es temporal y suele ser bastante común después del procedimiento de trasplante.
  • Durante la operación de trasplante capilar con el método de la tira o FUSS, se extrae una sección de la parte occipital del cuero cabelludo, posteriormente las unidades son diseccionadas y preparadas en nuevos folículos que se dejan listos para ser trasplantados. La parte occipital de la cabeza sería la parte posterior, conocida también como zona donadora o donante. Una vez que la zona donante ha sido extraída, el cirujano debe cerrar la herida usando puntos de sutura o grapas. No obstante, si hay demasiada tensión en la cicatriz, se producirá una disrupción del fluido sanguíneo que influirá negativamente en el cabello más cercano a la herida provocando su caída. El cabello que rodea la zona donadora caerá como resultado, esto es temporal, ya que una vez la herida cicatriza (y las grapas son retiradas en el caso de que hubiera), el cabello volverá a crecer de nuevo. Este tipo de caída puede manifestarse a lo largo de toda la cicatriz dejada por la herida, aunque en ocasiones, la caída puede ser tan pequeña como una moneda.

¿Qué es el Shock Loss permanente?

El shock loss permanente es el resultado de un trauma sostenido en el folículo que no le permite volver a crecer ni producir nuevos cabellos. Normalmente este folículo ya se ha visto afectado por la dihidrotestosterona (DHT), la hormona responsable de la pérdida del cabello y la calvicie, por ello estaba destinado a caerse de manera permanente con los años. El shock loss permanente también puede ocurrir debido a la transección, que es donde importantes estructuras del cabello, como el bulbo, son dañadas por el trasplante.

Reducir el riesgo:

  • El shock loss no es demasiado común después de un trasplante de pelo. En la mayoría de los casos es temporal y el paciente volverá a ver crecer su cabello en pocos meses. Pero teniendo en cuenta que el objetivo del trasplante es recuperar el cabello perdido y no causar una pérdida adicional, muchos pacientes intentan prevenir que ocurra en primer lugar. Algunos pacientes descubren que usando minoxidil u otra medicación para reducir la caída de cabello antes de la operación, puede reducir la probabilidad de debilitamiento de los folículos.
  • Elegir a un cirujano cualificado es el primer paso para reducir el riesgo de shock loss.

Clinicana Trasplante Capilar está situada en el Hospital Acibadem Taksim. El grupo Acibadem es el mejor en Turquía, acreditado con certificaciones médicas internacionales (JCI-ISO por ejemplo), cuenta con un equipo médico altamente cualificado y preparado, así como con 18 hospitales, 7 de los cuales están en Estambul. Todas estas características y sus instalaciones, hacen de Clinicana Trasplante Capilar el lugar ideal en el que podrá obtener la mejor atención médica.