Skip to main content
photo-headers/blog.jpg
Inicio / Blog Clinicana / Micropigmentación Capilar

Micropigmentación Capilar

La micropigmentación capilar es un tratamiento no quirúrgico que implica, a través de la inyección de pigmentos bajo la piel del cuero cabelludo, la creación de una ilusión óptica que imita la apariencia del “cabello afeitado” o de una mayor densidad capilar en casos de cabello más fino o con poca densidad.

Esta técnica se lleva a cabo tatuando el cuero cabelludo con pequeños puntos que posteriormente hacen que parezca cabello que ha sido afeitado.

Más detalles sobre la micropigmentación capilar:

Este tipo de pigmentación es similar a un tatuaje e imita un estilo natural de cabello afeitado. En contraste con los tatuajes tradicionales, los pigmentos de color se inyectan en la primera capa de la piel, no en la segunda. Otra diferencia sería el uso de pigmentos hipoalergénicos en lugar de permanentes, ya que estos no causan reacción alérgica y se integran en la piel sin ningún efecto secundario. El tratamiento consiste en dos o tres sesiones de varias horas cada una.

La tinta o pigmento usado para esta técnica se extrae de la planta de madder (rubia tinctorum), que es la base de prácticamente todos los tintes. Estos pigmentos se usan mucho en la industria textil por ejemplo o en la imprenta. No obstante, las tintas usadas en pigmentaciones médicas son producidas en laboratorios y contienen materiales especialmente manufacturados para el tejido subcutáneo. Los resultados pueden durar entre 1 y 3 años, aunque con el tiempo los pigmentos hipoalergénicos irán desapareciendo y se hará necesario un retoque.

¿Se puede acudir a la micropigmentación capilar en lugar del trasplante capilar?

El trasplante capilar es una técnica quirúrgica en la que se extrae cada folículo capilar, de manera individual, de la parte posterior de la cabeza o “zona donadora”, y se injerta en la parte despoblada de la cabeza o “zona receptora”. El cabello en la zona receptora comienza a crecer a partir de los cuatro meses de ser trasplantado, no obstante, en algunos casos, los folículos capilares pueden ser poco adecuados para el trasplante o insuficientes. En estos casos, los pacientes se pueden ver obligados a acudir a otras soluciones, como pelucas, cabello artificial, etc., de lo contrario, tendrán que aprender a vivir con una densidad capilar escasa.

Pero especialmente en personas de mediana edad, los problemas capilares pueden causar problemas psicológicos, puesto que este tipo de pacientes en ocasiones aparentan ser mayores de lo que realmente son.

La micropigmentación capilar es una solución alternativa para aquellos que no se sienten cómodos usando otro tipo de opciones, como pelucas, cabello artificial u otros productos. Con la ayuda de esta técnica se pueden camuflar cicatrices o sombrear pequeñas zonas donde el cabello está perdiendo densidad.

¿Quiénes son los mejores candidatos para la micropigmentación capilar?

Esta técnica tiene muchos usos:

  1. Para aquellos que han perdido completamente el cabello o presentan una zona donadora insuficiente: La micropigmentación puede ofrecer una alternativa en los casos en los que no es posible realizar el trasplante capilar, bien sea debido a una calvicie muy avanzada o bien a una zona donadora insuficiente o con un cabello de poca calidad que no permite una restauración capilar.
  2. Si el paciente es muy joven para el trasplante capilar:
    La micropigmentación capilar representa una alternativa para los pacientes muy jóvenes con pérdida de cabello avanzada que no pueden someterse a la operación de trasplante de pelo.
  3. Para cubrir cicatrices en el cuero cabelludo: con la pigmentación médica no solo se puede simular pelo en el tejido subcutáneo, sino que también se pueden ocultar o disimular cicatrices de cirugías previas, como puede ser la que queda después del trasplante con la técnica FUT.

  4. Para pacientes con alopecia: La micropigmentación capilar ofrece una solución no solo a pacientes con pérdida de cabello, sino también a aquellos que pueden sufrir algún trastorno de salud, por ejemplo la alopecia. Esta es una enfermedad en la cual el cabello se pierde de manera permanente de alguna de las zonas corporales. La micropigmentación ofrece una alternativa también en estos casos.
  5. Como una solución complementaria al trasplante capilar: En muchos casos, la micropigmentación capilar se combina con otras soluciones, como puede ser el trasplante de pelo, en el caso de que la zona donadora no tenga suficientes folículos para trasplantar. Además, también puede ser una mejora útil en el tratamiento PRP, ya que ópticamente se pueden “rellenar” rápida y efectivamente las zonas donde se está perdiendo densidad.

¿Trasplante capilar vs. micropigmentación capilar?

Si usted sufre de pérdida de pelo y desea una solución adecuada a su problema, pero no se decide entre injerto de pelo o micropigmentación, aquí vamos a ver las posibilidades de ambos tratamientos para intentar ayudarle a decidir cuál sería la mejor elección en su caso.

Peinarse o no peinarse, ¡esa es la cuestión!

Uno de los factores más importantes para decidir cuál es el tratamiento o método más adecuado en cada caso puede ser el hecho de que el paciente desee (o no) poder peinarse. Si el paciente desea obtener mayor densidad capilar por encima de todo, el trasplante capilar puede ser la mejor opción, siempre y cuando la zona donadora sea de calidad. Sin embargo, si el paciente está casi o completamente calvo, probablemente el trasplante no sería la mejor opción, ya que la zona donadora sería insuficiente para extraer la cantidad necesaria de folículos. Por otro lado, si lo que prefiere es un estilo que bajo mantenimiento, la micropigmentación capilar podría ser la respuesta.

¿Cuál de las dos técnicas es más efectiva?

El trasplante de cabello puede ser una idea excelente si el paciente cuenta con una zona donadora adecuada. No obstante, puede sufrir algunas consecuencias.

La micropigmentación por otro lado es efectiva para ocultar la pérdida de pelo siempre y cuando sea aplicada correctamente. Está claro que con la micropigmentación el cabello no va a volver a crecer, este es más un procedimiento para ocultar el problema; mientras que, con el trasplante capilar, se puede llegar a coseguir la densidad y cantidad de pelo que el paciente había soñado.
Además, también puede ser de ayuda tener en consideración el prespuesto, ya que el trasplante es más caro que la micropigmentación, siendo obviamente los resultados también mejores, puesto que el paciente va a obtener cabello real como resultado. En general, la decisión depende realmente del estilo que el paciente persiga, el mantenimiento que desea invertir en los resultados y el presupuesto con el que cuenta.