Skip to main content
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / Caída del cabello por estrés: ¿vuelve a crecer el pelo?

Caída del cabello por estrés: ¿vuelve a crecer el pelo?

caída del cabello por estrés

La caída del cabello por estrés es mucho más común de lo que pensamos. Cuando atravesamos una situación prolongada de estrés, es normal que nuestro organismo se resienta y que sufra distintos síntomas y efectos, como dolor de cabeza, malestar general, insomnio... y también caída del pelo.

Muchas personas que se interesan por un injerto capilar debido a las buenas opiniones que tiene este tratamiento en Turquía, lo hacen porque ven cómo su pelo ha comenzado a caerse y temen estar sufriendo alopecia y quedarse sin cabello. En muchos casos es así, pero en otros se trata en realidad de una caída de pelo por estrés. La pregunta es: ¿es reversible la pérdida del cabello? ¿Se puede evitar? ¿Existe un tratamiento? Veámoslo.

¿Por qué se produce la pérdida de cabello?

No siempre que perdemos cabello estamos ante un caso de alopecia. En realidad, todos los días perdemos cabello, y en un solo día podemos perder hasta 100 pelos: es algo perfectamente normal que forma parte del ciclo natural de crecimiento (fase anágena), reposo (fase catágena) y caída (fase telógena) del cabello. Entonces, ¿qué pasa cuando sufrimos caída del pelo por estrés?

No todo el pelo se encuentra al mismo tiempo en la misma fase; en realidad, normalmente sólo alrededor del 15% de nuestro cabello está en fase de caída; lo que ocurre durante episodios de estrés es que el organismo reacciona desprendiéndose del pelo, provocando que una gran parte de este pase repentinamente a la fase de caída. Cuando esto ocurre la pérdida diaria de cabellos se puede multiplicar hasta por 10, lo que resulta muy alarmante.

Esta pérdida repentina de pelo puede ocurrir tanto en la cabeza como en otras partes del cuerpo, y se debe a una reacción inflamatoria aguda causada por neurotransmisores liberados por las células sometidas a estrés. Hay numerosos estudios que han demostrado la influencia de neurotransmisores como las sustancias P sobre los ciclos de crecimiento capilar.

El estrés es una de las principales causas del efluvio telógeno, que es un tipo de alopecia que se da principalmente -aunque no sólo- en mujeres jóvenes y que puede tener también otras causas como un trauma físico, episodios de fiebre alta, deficiencias en la nutrición, menopausia, embarazo, etc.

¿Cuánto tiempo dura la caída de cabello por estrés?

Puesto que la caída de cabello por estrés tiene una causa evidente en este factor desencadenante, su duración dependerá a su vez del tiempo que se prolongue la situación estresante. Normalmente el desprendimiento de los pelos se produce pasados 3-4 meses del factor que generó el estrés, y puede prolongarse semanas o meses hasta que vuelvan a crecer, dependiendo de si el factor se repite o no.

Por lo general, si hablamos de una situación de estrés puntual que no se repite, la pérdida anormal del cabello puede prolongarse unos 2 ó 3 meses a lo sumo, hasta que el cuerpo se reajusta y se reanuda el ciclo normal de crecimiento y caída del pelo. El problema es que como pueden pasar hasta 4 meses desde la causa que desencadenó la caída, a veces no es fácil identificarla.

Si por el contrario el factor desencadenante del estrés se repite o incluso se prolonga en el tiempo, la pérdida anormal de cabello puede mantenerse durante muchos meses, incluso años, dando lugar a un caso de efluvio telógeno crónico, que puede generar calvas importantes en el cuero cabelludo y que requiere del tratamiento y seguimiento de un especialista.

Cuando se cae el pelo por estrés, ¿vuelve a crecer?

Ya hemos dicho que normalmente la caída acelerada del cabello por estrés no se prolonga en el tiempo más allá de unas pocas semanas o meses, cuando se trata de un hecho puntual. Existen distintos tipos de estrés: desde el estrés provocado por el exceso de trabajo, hasta el causado por la pérdida de un ser querido, y cada uno requiere su tratamiento. Pero al terminar el factor estresante, el pelo desprendido por estrés vuelve a crecer, y a crecer con normalidad.

¿Por qué en la alopecia androgenética -la causa más común de alopecia entre los hombres- el pelo perdido no vuelve a nacer, y en la alopecia por estrés sí? El motivo es sencillo: al contrario que en el primer tipo de alopecia, en la que el folículo se atrofia y muere, en la caída de pelo por estrés el folículo sigue vivo, y una vez desaparecen los factores inhibidores puede volver a generar pelo con normalidad.

¿Cómo evitar la caída del cabello por estrés?

Obviamente ante un caso de pérdida del cabello por estrés, lo principal es reducir o evitar el estrés. No obstante existen tratamientos que puede contribuir a fortalecer el cabello durante la fase telógena o a acelerar su crecimiento posterior, como la mesoterapia capilar o los tratamientos con minoxidil, finasteride, o con Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

Es importante además que mientras dure la fase de caída anormal del cabello usemos un buen champú anticaída así como complementos vitamínicos, y por supuesto que evitemos peinados demasiado tirantes o que impliquen el uso de productos químicos, así como el uso de alisadores o planchas para el pelo.

En cualquier caso, ante cualquier síntoma de caída del cabello por estrés lo más importante que debemos hacer es acudir a un buen profesional que sepa diagnosticar nuestro problema a tiempo y ofrecernos el tratamiento adecuado para minimizar los daños en nuestro pelo. En Clinicana somos especialistas en todo tipo de tratamientos para el cabello: solicite ya su consulta gratuita, y pregunte por el precio de su tratamiento sin compromiso. ¡Recupere su pelo!

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.