Skip to main content
headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Finasteride en el tratamiento de la pérdida de cabello

Finasteride en el tratamiento de la pérdida de cabello

El Finasteride es uno de los tratamientos contra la caída de pelo aprobados por la FDA (Food and Drugs Administration), la agencia del Gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos y aparatos médicos. Su composición lo convierte en un fármaco peligroso o, al menos, con efectos adversos si no se utiliza bajo la recomendación y prescripción facultativa.

Pero, más allá de los posibles efectos secundarios, encontramos los resultados positivos que consigue en la lucha contra la pérdida de cabello. Sus beneficios están más que demostrados y, por ello, su venta controlada está permitida en muchos países, incluidos los EE.UU. Siempre con receta del médico responsable, los usuarios puede comprar Finasteride en formato cápsula (1mg., la dosis exacta para el consumo diario).

Después de muchas pruebas y estudios, se ha observado que más del 85% de los hombres que usan este medicamento contra la alopecia de manera regular y segura han logrado dejar atrás los problemas capilares. Un 50% de los afectados ha conseguido importantes cambios en solo un año de consumo, cifra que asciende al 66% en casos en los que el tratamiento se mantiene durante dos años.

Mucho más importante: el Finasteride contribuye a que el resto del pelo, el que aún no se ha visto afectado por la pérdida, ni siquiera llegue a caerse. En este sentido, los resultados son más que satisfactorios cuando se completa el tratamiento y se siguen las pautas estipuladas por los expertos responsables, por lo que este tratamiento puede ser útil para frenar la pérdida de pelo si estamos pensando en realizar un injerto capilar (aquí puede ver los precios del procedimiento).

¿Qué es el Finasteride y para qué sirve?

El Finasteride es un tratamiento preventivo utilizado en casos de pérdida de cabello acuciante y siempre bajo prescripción médica. Los últimos estudios y ensayos clínicos realizados en pacientes que estaban consumiendo este fármaco pusieron de manifiesto considerables tasas de éxito.

Al menos, cuando se superaba el año de tratamiento (el 48% confirmó mejora) o los dos años (el 66% vio resultados positivos). No obstante no es la única vía de solución. En ensayos clínicos con placebo, el 7% de los pacientes que formaban parte de la muestra aseguró haber experimentado una mejora capilar similar.

Otras pruebas y estudios han demostrado que se puede combinar el Finasteride con Minoxidil 2% o 5% para lograr la victoria en la batalla contra la pérdida capilar. Una de las características más beneficiosas de este fármaco es su efectividad. En solo un mes, ya se pueden comprobar sus efectos sobre el cuero cabelludo.

Aunque lo aconsejable es no dejarlo en ese momento, sino seguir las pautas establecidas por el facultativo que haya firmado la receta. Lo mismo ocurre en el caso de que aparezcan efectos adversos: consulte con su médico y suspenda el tratamiento.

Finasteride y testosterona: una relación de intereses

En un hombre adulto, la testosterona y la enzima 5-alfa-reductasa se asocian para dar lugar a la hormona masculina conocida dihidrotestosterona (DHT), imprescindible para el correcto desarrollo de los órganos genitales.

Pero cuando aparecen los primeros problemas de pérdida de cabello, la causa suele ser la misma: los receptores de DHT han empezado a afectar al cuero cabelludo. La DHT actúa directamente en los folículos capilares, considerándolos cuerpos extraños, y desencadena no solo la caída del cabello, sino también la aparición de picor y rojeces.

El pelo comienza a deteriorarse y, en poco tiempo, su apariencia y su estado quedan completamente empobrecidos. Cabe destacar que este patrón no se repite en toda la población masculina, solo en aquellos que presentan cierta predisposición genética.

Es entonces cuando entra en juego el Finasteride: utilizarlo como remedio contra la alopecia androgenética ayuda a bloquear los efectos negativos de la DHT en los folículos pilosos. El fármaco interviene en la formación de la hormona, la paraliza y limita sus niveles en sangre para que deje de actuar sobre el cabello. En solo unos meses, los resultados son visibles y el “ataque” de la DHT queda totalmente controlado.

Uso adecuado

El Finasteride se administra en forma de pastilla y, normalmente, en dosis diarias de 1mg. Se trata de un tratamiento que exige rigurosidad en su consumo, puesto que afecta directamente a hormonas masculinas muy sensibles a las sustancias químicas. Un olvido en las tomas o un aumento de la dosis pueden hacer que el tratamiento pierda efectividad y seguridad, además de poner en peligro el equilibrio del cuerpo.

Este fármaco suele ser utilizado por hombres mayores de 18 años, bajo recomendación de un profesional médico y con el objetivo de solucionar los problemas de pérdida de cabello. En cuanto a la eficacia del Finasteride en mujeres, los resultados no son tan evidentes y la lista de contraindicaciones es mucho más extensa, sobre todo en mujeres en edad fértil.

Solo en casos de alopecia androgenética femenina ha resultado un tratamiento adecuado y efectivo. Se usa Finasteride contra la alopecia porque ofrece resultados muy satisfactorios, permitiendo prevenir una pérdida mayor de pelo y proteger el aún existente. En un 60% de los casos estudiados, los pacientes mostraron un incremento en la densidad de cabello, si bien sólo el 42% de ellos consiguió una mejora significativa.

Normalmente, los hombres que recurren al Finasteride en edades tempranas (a partir de los 18 años) buscan frenar una caída y pérdida de cabello apremiante. En ellos, los resultados suelen ser bastante efectivos. En el otro lado de la moneda, el fármaco también suele ser utilizado por pacientes que presentan una alopecia generalizada, como parte de un tratamiento suplementado con Minoxidil al 2% o 5%.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios del tratamiento con Finasteride para frenar la caída del cabello suelen aparecer durante las primeras semanas. Es el momento en el que el cuerpo se está adaptando a la medicación y puede haber ciertos desequilibrios. Lo normal es que no haya muchas complicaciones y las molestias acaben desapareciendo con el paso de los meses.

Uno de los efectos secundarios más notorios es el de la disminución del deseo sexual o la reducción del nivel de esperma. ¿Afecta realmente el Finasteride a la fertilidad? Según los estudios clínicos, esta reacción adversa solo se ha observado en un 2% de los pacientes tratados con esta sustancia, una muestra bastante similar a la recogida en pacientes sometidos a cuidados con placebo. Hay otros casos a los que se debe prestar especial atención, como ocurre con las personas con problemas hepáticos.

Estos pacientes deben extremar las precauciones a la hora de plantearse un tratamiento con este fármaco para mejorar su estado capilar. Si es su caso, consulte primero con el médico todas las posibilidades y alternativas, puesto que el Finasteride es un medicamento que se metaboliza por completo en el hígado.