Skip to main content
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / ¿Qué pasa cuando hay un injerto capilar mal hecho?

¿Qué pasa cuando hay un injerto capilar mal hecho?

injerto capilar mal hecho

Un injerto capilar mal hecho es siempre un riesgo cuando nos sometemos a una cirugía capilar para solucionar nuestros problemas de alopecia, y no hemos elegido bien la clínica para realizar la intervención. Y es que, aunque como en cualquier cirugía el riesgo cero no existe, no es lo mismo elegir una clínica de confianza, con un equipo médico con experiencia y con buenas opiniones de sus pacientes, que otra cualquiera... por muy baratos que sean sus precios.

Cuando los pacientes contactan con Clinicana preguntando por el precio de un trasplante capilar, siempre les informamos de los posibles riesgos que implica la operación, a pesar de que la técnica FUE es muy segura y mínimamente invasiva. Pero, más allá de los riesgos de toda operación, están los problemas causados por un trasplante capilar mal hecho a causa de prácticas indebidas del equipo médico, de las prisas, o de la falta de conocimientos. Veamos qué ocurre cuando hay un trasplante de pelo mal hecho, y qué podemos hacer para evitarlo.

¿Que puede salir mal en un injerto capilar?

Antes de someter a un paciente a una intervención capilar, es necesario realizar un análisis y un diagnóstico pormenorizado de su caso para determinar cuál es el tratamiento más conveniente, que no necesariamente tienen que ser los implantes capilares.

Debemos hacer especial hincapié en la importancia de este punto: un diagnóstico equivocado o incompleto, o un injerto de pelo en un paciente que no es apto para ello, provocará resultados poco satisfactorios o antiestéticos, efectos secundarios, y daños que pueden ser irreparables, especialmente si se ha dañado la zona donante o ésta no cuenta ya con suficientes folículos para trasplantar.

La llegada de la moderna técnica FUE ha supuesto una revolución para los injertos de pelo, ya que al ser una técnica mínimamente invasiva es prácticamente indolora, no deja cicatrices, es muy segura, y apenas tiene efectos secundarios, consiguiendo resultados espectaculares, de larga duración, y muy naturales de los que disfrutaremos el resto de nuestra vida. Pero la técnica FUE requiere de una alta especialización, y cuando el personal médico no tiene la formación suficiente, pueden ocurrir problemas como los que detallamos a continuación.

Daños en la zona donante:

Debido a la alta competencia en el sector, muchas veces encontramos cierta competición entre clínicas por ver quién promete implantar más unidades foliculares en una sola sesión... Esto, que se publicita como la posibilidad de conseguir más folículos por menos dinero, es en realidad un riesgo tremendo en manos equivocadas, ya que además de ofrecer resultados antinaturales en la zona operada se pueden causar daños graves e irreparables en la zona donante, con lo que una nueva intervención para corregir los errores será imposible.

Pelo de muñeca:

Desgraciadamente, en Clinicana hemos tratado muchos pacientes que acuden a nosotros por nuestra experiencia para tratar de corregir un trasplante mal hecho, o hacerse un retoque de injerto capilar; un caso muy común es el de clínicas donde cirujanos inexpertos o con prisas, implantan los folículos formando líneas, creando una distribución simétrica y en hileras de los pelos totalmente antiestética y antinatural, que imitan el pelo de una muñeca.

Línea frontal recta:

Un error relacionado con el anterior, es cuando el cirujano capilar que realiza la intervención crear una línea frontal del pelo marcando una línea continua y homogénea: esto, que es más rápido, sencillo y cómodo para el cirujano, es horrible para el paciente, ya que le deja con un aspecto en el pelo de la frente totalmente antinatural y parecido al de una peluca, que deja en evidencia que ese pelo ha sido trasplantado.

Línea frontal demasiado densa:

Otro error muy común en clínicas cuyo equipo médico no cuenta con experiencia ni preparación para realizar la técnica FUE, es crear una línea frontal del cabello demasiado densa. Y es que además de no seguir una línea recta, al implantar la línea frontal se deben escoger unidades foliculares con un solo cabello, aumentando el número de cabellos conforme vamos hacia atrás; cuando el cirujano, por prisas, por comodidad o por falta de tiempo no se molesta en seleccionar las unidades foliculares adecuadas, el resultado es una línea frontal con un aspecto extraño y antinatural.

Entradas antinaturales:

Aunque a priori las entradas de pelo son un síntoma de la alopecia hereditaria, en los hombres son un rasgo natural que aporta un toque de masculinidad, por lo que en muchos casos durante el trasplante -especialmente si no hay folículos suficientes en la zona donante- se busca crear unas entradas con un aspecto natural. El problema ocurre cuando el equipo médico, por falta de experiencia, crea entradas con formas extrañas, con líneas rectas o muy angulosas, que dejan el pelo del paciente con un aspecto muy artificial.

¿Cuál es la solución para los injertos de pelo mal hechos?

Un implante capilar mal hecho puede tener consecuencias nefastas para el paciente a corto, medio y largo plazo. A las consecuencias psicológicas y la pérdida económica por una operación mal hecha, se une el problema de que, en muchos casos, no existe solución para los trasplantes capilares mal hechos si los daños son especialmente graves, o si no disponemos de folículos suficientes en el área donante: no olvidemos que dependemos de ella para realizar cualquier intervención de reparación.

Por eso, no hay que olvidar que un trasplante de pelo es el último paso a dar para tratar cualquier problema de caída del cabello; antes, puede ser necesario tratar una dolencia que esté causando la pérdida de pelo, que además puede ser reversible. Si una clínica, sin examinar nuestro caso, nos ofrece directamente realizar un trasplante capilar, debemos desconfiar de la profesionalidad de ese equipo médico.

Aunque se puede reparar un trasplante capilar con malos resultados, y en Clinicana lo hacemos a menudo, hay que recordar además que este tipo de intervenciones son más complejas que la operación inicial, que son operaciones que suponen todo un reto, y que no siempre consiguen reparar los daños al 100%.

Para evitar las consecuencias de un injerto capilar mal hecho, es primordial elegir una clínica de confianza con las homologaciones y licencias necesarias, y que cuente con un cirujano con experiencia y formación adecuada; además, es importante fijarse en las opiniones de sus clientes. En Clinicana, somos la mejor clínica de trasplante capilar de Turquía: lea las opiniones de nuestros pacientes, y pida ya una consulta gratuita para estudiar su caso. Gratis, y sin compromiso.

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.