Skip to main content
headers/blog.jpg
Inicio / Blog / Sistema robótico de transplante capilar

Sistema robótico de transplante capilar

El sistema de robótica capilar constituye una de las tantas opciones disponibles en el mercado para el tratamiento de la calvicie y la recuperación del cuero cabelludo. No es la única. Desde que en la década de los 50 se realizasen las primeras operaciones de este tipo (en 1952 se consiguió el éxito del primer injerto de pelo), el desarrollo y la aparición de diferentes métodos ha sido constante.

La falta de profesionales, la escasa experiencia y el exigente dominio de la técnica, todos necesarios para que el traspaso de folículos de una zona a otra del cuero cabelludo sea eficiente, llevó a muchas compañías a recurrir a la robótica capilar. Más que un avance, este sistema constituyó todo un reclamo comercial que convenció a un gran número de personas con alopecia. 

Razones a favor de la robótica capilar en implantes de pelo

En Europa, las clínicas especializadas en injertos de pelo se han visto obligadas a recurrir a la robótica capilar para dar respuesta a la demanda. Aunque el tratamiento sea más caro, el robot les permite garantizar unos resultados que solo están al alcance de médicos especialistas. ¿Por qué se ha extendido tanto el uso de robots para el trasplante capilar?

Especialización

El éxito de este tipo de operaciones viene determinado por el dominio de las técnicas de injerto. Y, para conseguirlo, no hay una ciencia teórica que guíe los procesos. Todo depende de la práctica y la experiencia. Por desgracia, las facultades de medicina no imparten seminarios sobre injertos de pelo para que los estudiantes aprendan a realizarlos.

En Turquía, sin embargo, las operaciones de estética son las más demandadas, entre las que destacan las relacionadas con tratamientos capilares. Como consecuencia, los especialistas turcos mejoran su experiencia y sus conocimientos en cada trasplante y pueden ofrecen servicios de calidad a precios más asequibles. Cada vez más personas con problemas de alopecia eligen hacerse un microinjerto en Turquía o someterse a otros tratamientos para recuperar su pelo.

Mientras, en el resto de países, los equipos médicos y las clínicas de estética que ofrecen trasplantes de cabello entre sus servicios, se han visto obligados a recurrir a sistemas de ayuda como la robótica capilar para disimular la falta de experiencia y lograr unos resultados de considerable nivel.

Recursos limitados

La ratio de operaciones de trasplante capilar es inversamente proporcional al precio del tratamiento. Con una cantidad tan baja de operaciones realizadas en Europa, el número de médicos especialistas es también muy limitado. Por ello, un doctor con experiencia y cualificación suficientes impone tarifas muy elevadas para el trasplante de cabello.

El costo promedio de transplante capilar en los países europeos y en todo el mundo

El costo promedio de transplante capilar en los países Europeos y en todo el mundo
El costo varía de $ 8000 a $ 11000 Transplante de Cabello en Gran Bretaña
El costo varía de $ 7000 a $ 15000 Transplante de Cabello en Alemania
El costo varía de $ 4000 a $ 10000 Transplante de Cabello en Canadá
El costo varía de $ 5000 a $ 20000 Transplante de Cabello en USA
El costo varía de $ 8000 a $ 20000 Transplante de Cabello Sidney Australia

 

Tiempo de la intervención

La falta de experiencia en operaciones de injerto de cabello también provoca un incremento del tiempo dedicado a la propia intervención. En algunos casos, los médicos llegaban a dividir el trasplante en varias sesiones (de hasta tres días), poniendo en peligro la salud y la supervivencia de los folículos extraídos.

En este sentido, el sistema de robótica capilar sirvió para solucionar esta carencia de los equipos médicos de Europa y de otros países del mundo sin demasiada experiencia en trasplantes capilares.

Gracias a un robot, las operaciones capilares de estas características pueden contar con la precisión necesaria para conseguir el éxito de la intervención dentro de los límites de tiempo considerados como óptimos.

En cualquier caso, una máquina no puede sustituir el factor humano en las operaciones de trasplante capilar. De hecho, hasta para activar y controlar el robot durante la intervención, es necesaria la participación de uno de los miembros del equipo médico.

¿En qué consiste el injerto capilar mediante robot ARTAS?

La tecnología robótica capilar en injertos de pelo se utiliza, básicamente, para extraer de manera segura los folículos del área donante, mantenerlos vivos hasta su posterior trasplante y proteger la zona donante. Es decir, esta técnica asegura el bienestar de los injertos, contribuye a mantener un ritmo de trabajo constante y evita las cicatrices.

Antes de comenzar el proceso, el robot escanea la parte del cuero cabelludo de la que se van a extraer los folículos y hace fotos 3D para observar mejor cuáles son los más adecuados para su extracción y trasplante. Será el personal médico quien, posteriormente, complete toda la operación de injerto de cabello de manera manual.

Pasos de un implante capilar FUE mediante robótica

Trazado de la línea frontal

En un implante capilar FUE mediante robótica, la línea de crecimiento del pelo se determina con un programa interactivo que evalúa el número de folículos extraído y la forma natural de la raíz del pelo. Es decir, es la máquina la que calcula y determina en qué punto de la cabeza se debe iniciar el injerto.

En este sentido, la robótica capilar ofrece resultados menos naturales en operaciones de trasplante de pelo. Estas intervenciones necesitan la mano de un especialista médico que, tras la exploración de la zona (para saber hasta dónde llegan los músculos de la cara, entre otros detalles) y el acuerdo del paciente, puede diseñar y marcar una línea frontal estéticamente natural. 

Extracción de folículos

Es el paso más importante en una operación de trasplante de pelo y requiere formación y experiencia para determinar el ángulo y la profundidad correctos para sacar los folículos sin dañarlos. En intervenciones con robótica capilar, el brazo mecanizado ha sustituido al toque humano de un médico especialista.

El robot de implante capilar permite trabajar con precisión y sin fallos, pero requiere la intervención humana. Debe ser el equipo médico el que elija la medida específica de la aguja para cada caso y de programar las instrucciones de extracción adecuadas a medida que avanza el proceso. Es decir, el componente humano es irremplazable.

Apertura de los canales

Cuando todos los folículos han sido extraídos, finaliza la función de la robótica capilar y comienza el verdadero trabajo del equipo médico especializado. Cometer errores en este punto de la operación de trasplante puede perjudicar de manera notable la calidad y supervivencia de los injertos.

Después de la obtención de los folículos de la zona donadora, la apertura de los canales en la zona receptora es otro de los pasos vitales. El ángulo y la profundidad del orificio marcan la diferencia entre el éxito o el fracaso de un trasplante capilar. Y debe ser un especialista médico con experiencia y formación adecuadas quien se responsabilice de este proceso.

 Es decir, en un trasplante capilar robótico, la máquina es solo útil durante la extracción de folículos de la zona donadora. El resto del proceso e, incluso, las órdenes para este paso inicial son acometidos por el equipo médico encargado de la operación. En la mayor parte las clínicas de Turquía, esta técnica está prácticamente descartada. Son nuestros profesionales especializados los que se encargan de todo el proceso.  

Desventajas del sistema de trasplante capilar robótico

En un trasplante capilar robótico, la máquina no puede desarrollar su función ni ofrecer resultados estéticamente adecuados si no está respaldada por la destreza de un doctor cualificado. Este es un detalle básico en cirugía plástica y muy sencillo de entender con un ejemplo práctico: una impresora reproduce dibujos asombrosos, pero no hay nada como las ilustraciones hechas a mano.

No es una técnica apta para todo tipo de pacientes

Además, la robótica capilar no es una técnica apta para todo tipo de pacientes. Un estudio dermatológico del Cornell Weill Medical Center de Nueva York, publicado en el NCBI (National Center for Biotechnology Information), concluye que el sistema de trasplante robótico no es adecuado para pacientes de cabello rubio, pelirrojo o con canas. Según el documento, este tipo de pelo dificulta la elección de los folículos.

En estos casos, podría ser necesario teñir el cabello de los pacientes para evitar confundir a la máquina. Tampoco es recomendable para personas con el pelo muy rizado. Aunque sí resulta apropiado para cabellos oscuros. En cualquier caso, con estas estadísticas, podríamos afirmar que no es una solución universal para los problemas de calvicie. 

Línea frontal

El robot no puede determinar ni diseñar la línea frontal con precisión. Para ello, es necesario contar con la visión profesional de un doctor, que examinará y localizará los músculos de la frente y marcará, a partir de ellos, la raíz del nuevo pelo. Este diseño puede variar dependiendo de la edad, pero es necesario para definir la forma y la ubicación de la nueva línea frontal

Tamaño del punch

En extracciones con robótica capilar, la máquina no puede decidir el tamaño del punch que debe ser utilizado en cada momento. La aguja se elige a partir de los folículos, puesto que no se utiliza la misma para injertos gruesos que para otros más finos. El médico es el encargado de seleccionar los punch en cada caso y de programar la ejecución.

Zona donante

En el implante capilar FUE mediante robótica, la máquina tampoco está programada para decidir y marcar la extensión de la zona donante de la que se extraen los folículos. No puede prevenir por sí sola la sobreexplotación del área. Ni siquiera las últimas actualizaciones permiten que pueda extraer injertos de toda la parte seleccionada.

Incluso con las herramientas más sofisticadas, un trasplante de pelo necesita la participación de un profesional médico bien cualificado. La técnica robótica capilar es una metodología nueva y prometedora, pero la máquina no constituye por sí misma un valor diferenciador. Sigue necesitan un equipo médico especializado para acertar con el tratamiento.