Skip to main content
Kocatepe Mahallesi Ofis Lamartine Lamartin Caddesi, 6 No:6 D:Kat 5, 34437 Beyoğlu, Turkey 2050€ - 2450€
Inicio / Blog / Tomar el sol tras un injerto capilar: ¿cuándo puede hacerse?

Tomar el sol tras un injerto capilar: ¿cuándo puede hacerse?

tomar el sol tras injerto capilar

Tomar el sol tras un injerto capilar puede ser toda una tentación si tras someternos a la operación llega el buen tiempo y queremos disfrutar saliendo a la calle, a pasear o incluso yendo a la playa. Sin embargo, y pese a que gracias a la técnica de trasplante FUE hoy día el tiempo de recuperación tras la cirugía capilar es realmente rápido, es vital seguir una serie de cuidados antes de un implante capilar y después para evitar daños a los nuevos injertos.

Muchas personas que se interesan por el precio de un trasplante de pelo y contactan con nuestra clínica, quieren saber si después de un implante capilar se puede tomar el sol. Por eso en este artículo vamos a explicar por qué razones es conveniente evitar la luz solar directa durante los primeros días tras la operación, y cuándo es posible tomar el sol tras el trasplante capilar. ¡Comenzamos!

Problemas de tomar el sol con un trasplante capilar

Tomar el sol tras una operación de trasplante capilar no es algo recomendable; si tenemos en cuenta que la piel de nuestro cuero cabelludo es bastante sensible de por sí, aún lo será mucho más tras la intervención quirúrgica, cuando gran parte de la piel en la zona intervenida está irritada e inflamada y con las heridas de los injertos aún cicatrizando. Es obvio que tras la operación, necesitamos que el cuero cabelludo se recupere evitando el sol, el cloro, la sal, etc.

Aun así, puede ocurrir que algunas personas sientan la tentación de darse un baño de sol o simplemente de salir sin la protección adecuada en la cabeza poco después del trasplante. Debemos advertir seriamente de que esto puede provocar irritación y picor en toda el área operada, e incluso quemaduras por el sol, que causarán la deshidratación de los folículos injertados afectando a su estado. Es decir, podemos provocar el fracaso del trasplante capilar.

Por tanto, si queremos evitar estas consecuencias, es especialmente importante evitar que nos dé directamente el sol tras el injerto de pelo. Esto no significa que debamos encerrarnos en casa tras la operación, o que no podamos hacerla en primavera o en verano; simplemente, hay que evitar salir en días muy soleados o, una vez transcurrida más de una semana, usando una gorra abierta o sombreros holgados, siempre siguiendo las indicaciones médicas.

De hecho, existe cierto mito o desinformación que asegura que no se puede realizar un trasplante capilar en verano... Esto es totalmente falso; es más, muchas personas aprovechan precisamente esta época del año por coincidir con sus vacaciones, de manera que disponen de más tiempo para recuperarse con calma tras la intervención o incluso -por qué no- para practicar un poco de “turismo médico” en Estambul. Simplemente, hay que tomar ciertas precauciones.

¿Cuándo te puede dar el sol después de un injerto capilar?

Entre las precauciones que hay que tener en cuenta tras someterse a una operación de trasplante de pelo, una de las más importantes es precisamente esperar a tomar el sol después de un injerto capilar. La cuestión es, ¿cuándo se puede tomar el sol después de un implante capilar? Por norma general es posible tomar el sol un mes después de la cirugía capilar, aunque todo dependerá de la evolución de los injertos y del consejo de nuestro especialista.

Como ya mencionamos anteriormente, respetar los plazos es muy importante para evitar problemas durante el proceso de cicatrización tras la cirugía -tanto en la zona donante como en el área de implantación- y cualquier alteración en el resultado que se espera del trasplante. Es muy importante no exponernos directamente y de forma prolongada a la radiación solar durante los primeros días, así como al cloro de la piscina o al agua salada del mar.

Esto se debe a que estos agentes causan irritación, sequedad y alteraciones en los injertos; por la misma razón, no conviene hacer deporte intenso -especialmente en las dos primeras semanas- para evitar la sudoración, que además aumenta el riesgo de infecciones. Pasados 10 días podremos comenzar a usar una gorra o un sombrero que no presionen la zona operada; y será a partir de los 30 días cuando podremos hacer vida normal... y también tomar el sol.

Este plazo sin embargo puede variar en cada paciente, ya que el ritmo de cicatrización o de crecimiento de los nuevos folículos es diferente en cada persona; puede ocurrir que algunos pacientes ya puedan tomar el sol sin problema pasados 20 ó 25 días, mientras que en otros puede ser necesario esperar 40 días o más. Por eso, debe ser el cirujano especialista encargado de nuestra operación quien determine en cada caso qué momento es el más adecuado.

Queda claro por tanto que hay que esperar un mes para tomar el sol tras un injerto capilar, y que a partir de los 10 días es posible usar gorro o sombrero para protegerse de los rayos solares. Lo más importante, sin embargo, es acudir a una clínica de confianza y contar con un equipo médico con experiencia. Clinicana es la mejor clínica capilar de Turquía, como prueban las opiniones de nuestros pacientes: pida ya su consulta gratuita, y consúltenos el precio de su tratamiento, sin ningún compromiso.

Consulta gratuita

Deje su número y le devolveremos la llamada lo antes posible

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse actualizado.